Analistas

Objetivos de la reforma pensional en Colombia

En el Congreso Internacional de Fiap-Asofondos, reunido la semana pasada en Cartagena, se debatieron los objetivos que debe buscar la reforma pensional que ha anunciado el Gobierno. Las deliberaciones tuvieron como trasfondo la exitosa experiencia registrada en Chile y el gran mensaje de la Superintendente de Pensiones de ese país es que la reforma que se adopte en Colombia debe ser integral  y cubrir tanto los beneficios para los más pobres por medio de un pilar solidario, un esquema de beneficios para adultos mayores, así como los ajustes que resulten necesarios en el pilar contributivo y en el voluntario.
 

El Ministro del Trabajo argumentó que en Colombia el principal problema es el de cobertura puesto que tan sólo el 28% de los trabajadores cotiza para pensiones. Asimismo, reiteró que la prioridad del Gobierno es buscar una protección social para la vejez, para ampliar el programa de auxilio al adulto mayor. De igual manera, resaltó la importancia de poner en marcha el esquema de Beneficios Económicos Periódicos, Beps, a través del cual se apoyará mediante subsidios al final de su vida laboral a trabajadores de bajos ingresos, quienes no han estado en capacidad de generar ahorros para lograr una pensión de salario mínimo.

También destacó que se propondrán reformas al sistema tanto de prima media como de ahorro individual preparadas por la Comisión Intersectorial de Pensiones y Beneficios Económicos compuesta por expertos de los ministerios de Hacienda, Trabajo y Salud, así como del Departamento Nacional de Planeación y que éstas serán sometidas al Congreso y discutidas en la Comisión de Asuntos Laborales.
 

El expresidente César Gaviria, por su parte, calificó como muy acertado el enfoque de reformas propuesto por el Gobierno y manifestó su acuerdo con los objetivos de incrementar tanto la cobertura como la equidad del sistema. Destacó que el esquema de Beneficios Económicos Periódicos es una buena solución para extender la protección para la vejez de quienes devengan menos de un salario mínimo, pues permite sobrepasar el obstáculo establecido por la Constitución de exigir que no haya pensión inferior al salario mínimo.

En este mismo contexto, se pronunció a favor de adelantar estudios que permitan reducir la indexación al salario mínimo de múltiples variables en la economía colombiana. También  consideró que la buena situación fiscal por la que atraviesa la Nación permitiría a las autoridades y al Congreso eliminar las contribuciones parafiscales sin menoscabo de acceso a recursos públicos para las actividades que hoy se financian con éstos.
 

El Director de Anif argumentó que se requiere introducir reformas paramétricas al sistema vigente, tales como reducir la tasa de reemplazo y elevar las edades de pensión.  Por su parte, la representante de la Cepal hizo hincapié en aspectos tales como la baja afiliación al sistema de pensiones por parte de los trabajadores rurales, las mujeres y los trabajadores jóvenes, los cuales enfrentan mayores tasas de desempleo. Por su lado, el Superintendente Financiero de Colombia recalcó la importancia de fomentar la educación financiera y mejorar la información a los afiliados al sistema de pensiones, buscar mecanismos de cobertura contra el riesgo de salario mínimo y la extralongevidad, e introducir cambios al sistema del seguro previsional, mediante el cual las Administradoras de Fondos de Pensiones contratan con las compañías de seguros la cobertura de los riesgos de incapacidad y muerte de los afiliados, migrando hacia un sistema de licitación y separando el costo del previsional de la comisión de administración que cobran las AFP. Tanto los directivos de Asofondos como los representantes de los aseguradores recibieron con interés los planteamientos adelantados en el Congreso y mostraron su disposición de participar en el proceso de discusión de la reforma.