Analistas 12/10/2018

Las perspectivas económicas del FMI

Las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial se llevan a cabo en estos días en Bali, Indonesia. Como telón de fondo a las discusiones económicas que adelantan dichos organismos internacionales con los ministros de hacienda, los banqueros centrales, y los representantes de la banca privada que atienden a dicho evento, el Fondo Monetario Internacional publica el documento titulado Perspectivas Económicas Mundiales 2018, conocido por sus siglas en inglés como el WEO (World Economic Outlook) y, ante todo, sus proyecciones de la economía mundial, que son el plato fuerte del informe.

En cuanto al crecimiento anual total del Producto Interno Bruto mundial, el WEO estima que este será de 3,7% en 2018 y 2019 ligeramente inferior a su proyección anterior, pero resalta que este resulta de un comportamiento heterogéneo entre las diversas regiones.

Estima que la tasa de crecimiento de Estados Unidos en 2018 será de 2,9%, que representa una gran aceleración frente al 2,2% registrado en 2017, en tanto que pronostica un crecimiento de 2,4% en la zona euro, que significa una desaceleración frente al 2,4% del año anterior.

Respecto a los países emergentes, su tasa de crecimiento se proyecta en 4,7% sin cambios frente a 2017 y estará, de nuevo, liderada por la India y la China con unas tasas anuales de crecimiento, respectivamente de 7,3 y 6,5%.
Con relación a América Latina, las proyecciones indican que la tasa de crecimiento para 2018 será de 1,2%, pero que para 2019 éste ascenderá a 2,2%. Del lado negativo se resaltan los casos de Venezuela y Argentina.

El FMI estima que el PIB de Venezuela registrará una caída de 18% en el año en curso, y de 5% en 2019. Respecto a Argentina, las tasas de crecimiento proyectadas son también negativas y alcanzan 2,6% y 1,6%, respectivamente en los dos años.

El comportamiento más positivo de Sur América se prevé ocurrirá en Bolivia, Chile y en Perú para los cuales se pronostican tasas de crecimiento superiores a 4,0% anual en este y el próximo año.

Las noticias sobre el crecimiento previsto para Colombia también son positivas, en cuanto prevé que la tasa anual de crecimiento del país será de 2,8% para el año en curso y de 3,6% en 2019 por encima de lo que tenía proyectado el FMI e inclusive instituciones como Fedesarrollo y el Banco de la República.

En el tema de la inflación el WEO considera que la inflación anual medida por el índice de precios al consumidor IPC se mantendrá alrededor de 3,3% dentro del rango previsto por la Junta del Banco de la República y que habrá una reducción en el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos como resultado de los mejores precios del petróleo y del carbón.

Entre los factores que vienen sucediendo a nivel global y que perfilan los patrones de crecimiento global anotados arriba, el WEO destaca la aceleración del crecimiento de Estados Unidos, a raíz de su política fiscal contra-cíclica; las tensiones en el comercio internacional originadas en los incrementos de las tarifas aduaneras por parte de dicho país; las acciones de retaliación por parte de la China y otros países afectados, y la recuperación de los precios del petróleo.

De nuevo el mensaje para países como Colombia es la vulnerabilidad de la actividad económica para el país que surge de la volatilidad de la actividad económica mundial.