Analistas

Las instituciones económicas

GUARDAR

Roberto Junguito

El tema de las instituciones y organizaciones económicas ha estado al centro del debate económico en las semanas recientes. A nivel internacional, el Presidente Donald Trump viene denigrando de la Reserva Federal porque, a su juicio, no ha procedido a reducir las tasas de interés suficientemente para estimular la demanda agregada y por esa vía la actividad económica de los Estados Unidos. Trump, asimismo, se ha mostrado adverso a los acuerdos comerciales internacionales como el Tratado del Nafta y a las políticas de apertura comercial y globalización de la economía mundial. Inclusive ha procedido a entablar una guerra comercial con la China que está provocando inestabilidad y turbulencia en los mercados financieros internacionales y un alto riesgo de una recesión mundial. En Inglaterra, por su parte, también ha habido una reacción en contra del marco institucional de la Unión Europea EU, al punto que su nuevo Primer Ministro, Boris Johnson, tiene como meta y decisión inmediata la salida de Inglaterra de la UE en los próximos meses en lo que se conoce como el brexit, aun sin esperar la consolidación de un mecanismo de separación convenido con los otros países de la Unión. Estas decisiones de romper con el orden internacional institucional vigente es una señal y un ejemplo que no debemos seguir los países emergentes.

La importancia de las instituciones económicas es fundamental como lo ilustra la literatura económica. En el caso de Colombia, el ordenamiento institucional ha sido el responsable de la estabilidad macroeconómica registrada en las últimas décadas. Actualmente el país dispone de instituciones económicas mucho más adecuadas que las del pasado. Un paso de especial trascendencia tuvo lugar con la Constitución de 1991 que transformó el Banco de la República en un banco central independiente, que ha sido muy exitoso en el control de la inflación. También se dispone de mejores instrumentos de política, como son una tasa de cambio flexible (antes había control de cambios y la devaluación era discrecional) y un esquema de inflación objetivo para orientar la política monetaria. En el campo de las finanzas públicas se han establecido nuevos instrumentos como el marco fiscal de mediano plazo y la regla fiscal y, del lado financiero, se ha logrado consolidar un sistema bancario mucho más sólido, como también una Superintendencia Financiera más profesional. También se estructuró un régimen comercial algo más abierto, sin los controles, los cupos y los esquemas de control a las importaciones del pasado. Ese conjunto de instituciones y políticas facilitó al país lograr el grado de inversión y pleno acceso al crédito internacional. Uno de los grandes éxitos de Colombia ha sido la continuidad de la política macroeconómica, independientemente de la orientación política de los gobiernos de turno.

Contrario al ejemplo que vienen dando los Estados Unidos e Inglaterra, en Colombia debemos defender y fortalecer la institucionalidad económica. Se debe proceder a aprobar las reformas institucionales propuestas por la Misión del Mercado de Capitales y la reforma a las pensiones que necesita el país. También, aprovechar la coyuntura para fortalecer el Departamento Nacional de Planeación y volver a dar a dicho organismo la responsabilidad de establecer las metas de crecimiento económico y las políticas de desarrollo económico de largo plazo del país.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés