Analistas

El debate sobre la agricultura

Esta semana se llevó a cabo el Debate Misión Rural y Desarrollo Agrícola organizado por Fedesarrollo, en el cual se presentaron los resultados preliminares de la Misión para la Transformación del Campo que dirige el exministro José Antonio Ocampo y los correspondientes al estudio de Ocde, titulado Revisión de las Políticas Agrícolas: Colombia, 2015, que estuvo liderado por la experta Dalila Cervantes Godoy. Se escucharon comentarios a estos trabajos y luego se adelantó un conversatorio sobre los enfoques de los dos informes, en el cual participaron, además, varios exministros de agricultura y voceros del sector agropecuario colombiano.

Fue una excelente ocasión para discutir las políticas que se deben adoptar para trasformar el campo y consolidar el desarrollo rural. Para la Misión Rural el gran reto ejecutar una nueva Política de Desarrollo Rural Integral, y, en ese contexto, los temas relativos a la provisión de bienes públicos en las zonas rurales, la solución del problema de acceso a la tierra y las políticas frente a la agricultura familiar resultan ser lo más esencial.

El documento de la Ocde centra su atención en las políticas agrícolas y la forma que el sector agropecuario debe cumplir mejor su rol en el proceso de desarrollo económico y social. Ambos informes le dan importancia a la innovación y a la transferencia de tecnología y a la canalización de recursos presupuestales hacia bienes públicos. Ambos estudios consideran fundamental mantener y fortalecer el proceso de internacionalización de la agricultura, pero la Misión tiene una visión más proteccionista.

La Ocde considera la protección arancelaria y no arancelaria alta en términos internacionales. Hay consenso sobre la función estabilizadora del esquema andino de franjas de precios y la conveniencia de revisarlas y perfeccionarlas. El debate se centra en los criterios de ajuste. Los estudios también coinciden que es fundamental aumentar la competitividad de la agricultura colombiana. Para ello es importante la inversión del estado en infraestructura vial, riego y drenaje, investigación y transferencia de tecnología.

Ambos informes coinciden en que la brecha entre pobreza urbana y pobreza rural no se ha cerrado y adelantan recomendaciones respecto a la educación, salud y vivienda social. El tema de acceso y uso de la tierra es central en ambos trabajos. La Ocde reconoce que el desarrollo de una política inclusiva de acceso a la tierra es necesaria para estabilizar el país y para promover el desarrollo rural. La Misión Rural adelanta propuestas concretas para resolver el acceso a tierras para el pequeño campesino y aborda lo relativo a la agricultura comercial en la altillanura.

El tema institucional en el Informe Marco de la Misión se refiere principalmente a la organización de las entidades del sector y tiene como foco central el establecimiento de un conjunto de nuevas entidades como una Autoridad Nacional de Tierras y el establecimiento de un Conpes rural que debe armonizarse con el Plan Nacional de Desarrollo. Propone una reorganización del Ministerio de Agricultura como entidad encargada de la formulación de políticas.

La Organización internacional, por su parte, resalta la importancia de reformar y fortalecer el marco institucional agropecuario y juzga de especial importancia la representación de los agricultores al nivel local. Son dos estudios, en gran medida, complementarios e importantes. Los participantes en el Debate exaltaron el trabajo desarrollado en los dos Informes.