Analistas

Innovación abierta, reto para empresas

GUARDAR

Que reconocidas compañías de talla mundial vengan hablando desde hace ya varios años de ‘Innovación abierta’ no es una novedad. En el mundo empresarial y en el ámbito universitario cada vez son más frecuentes las convocatorias de concursos internacionales de innovación impulsados por estas firmas.

En el ámbito nacional, se observa un crecimiento gradual en el número de eventos de innovación participativa y algunas empresas han iniciado este camino para la generación de ideas con vinculación de actores externos. Por ejemplo, en próximos días se realizará una nueva edición del “Open Innovation Summit” en Bogotá. ¿Por qué puede ser oportuno este momento para que universidades y empresas fomenten espacios de innovación abierta en Colombia?

Para las empresas, la innovación abierta ha aparecido como una estrategia complementaria a las formas más tradicionales de producción interna de nuevas ideas, productos y servicios.

El carácter ‘abierto’ implica que las fronteras de la compañía se hacen más permeables facilitando que otros actores, a menudo jóvenes, contribuyan en los procesos de innovación del negocio. Gigantes tecnológicos como Google y Facebook popularizaron desde hace varios años ciertos modelos de innovación abierta, como las llamadas ‘Hackatones’, los cuales fueron luego adoptados en muchos otros sectores de la economía mundial.

¿Qué beneficios puede brindar la innovación abierta a empresas y universidades? Estos espacios les permiten a los negocios explorar nuevas posibilidades y mercados, recibir ideas frescas que se apartan de los modelos mentales dominantes en la propia organización y resolver de manera creativa necesidades de sus clientes.

Todo ello, por supuesto, se puede traducir a mediano plazo en importantes oportunidades de crecimiento. Por el lado de la educación superior, las universidades continuamente buscan estrategias que permitan a sus estudiantes tener un mayor contacto con problemáticas de su entorno empresarial y social y poner en práctica sus capacidades y conocimientos para encontrar soluciones. Por ejemplo, una metodología frecuentemente utilizada a nivel académico es el aprendizaje basado en proyectos o en problemas.

La innovación abierta ofrece modelos que se ubican en esa línea pero que dan un paso más allá, vinculan directamente las demandas de una empresa o de un sector social con proyectos realizados por estudiantes y profesores universitarios.

Por ejemplo, en el ámbito de la ingeniería y de la informática a nivel internacional se está imponiendo la tendencia a realizar proyectos de diseño o ‘capstone design projects’ en los que estudiantes de últimos años de carrera resuelven problemas reales de industria como parte de su proceso de formación.

Pero este tema de la innovación abierta no solamente está movilizando a instituciones educativas y empresas, considero que las generaciones actuales de jóvenes lo están demandando. Las expectativas de los nuevos profesionales parecen inclinarse cada vez más hacia el emprendimiento y el trabajo independiente.

La seguridad laboral a largo plazo, que era un valor fundamental para generaciones anteriores parece tener menor peso o incluso se ha vuelto en el modelo que no quieren imitar algunos jóvenes.

No debe sorprendernos entonces que, cuando las compañías convocan a estos espacios de innovación abierta, la respuesta de estudiantes universitarios y profesionales jóvenes sea tan entusiasta. Esto ocurre no solamente en otras latitudes sino en los eventos pioneros que en los últimos años se han realizado en el país.

Un impacto adicional de este tipo de encuentros son fuentes de motivación para estudiantes de secundaria que luego quieran convertirse en profesionales en el sector de la Ingeniería y la Informática. Esto ayudaría a disminuir el déficit de profesionales en este sector que ya ha sido diagnosticado y que tiene un efecto importante en el crecimiento económico del país.

Pareciera entonces que se está dando un clima adecuado para que empresas y universidades en el país impulsen y multipliquen las iniciativas de innovación abierta. De esta manera se podría construir progresivamente un ecosistema con diversas herramientas y modelos que permitan a la sociedad en general, pero especialmente a nuestras nuevas generaciones aportar de manera directa a la creación de los productos y servicios que todos necesitaremos en el futuro cercano.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés