.
Analistas 20/08/2021

“Estoy pensando cambiar de trabajo”

Regino Navarro Ribera
Consultor empresarial y coach

Unos de los efectos de la pandemia es el hecho de que bastantes personas están repensando su futuro profesional, bien por necesidad o voluntariamente. Sin mencionar el desempleo forzoso, los meses de trabajo en casa han provocado que el dilema del cambio esté sobre el tapete con frecuencia. El profesional se plantea a veces si quiere volver a la presencialidad a pesar de que el no regreso signifique quedarse sin trabajo. Surge con fuerza la alternativa de proponer a la gerencia trabajar de modo virtual de modo permanente. Otros ponen en duda, incluso, el sector o área de trabajo que han tenido siempre. Un hobby o una destreza particular hace surgir la duda sobre si eso podría convertirse en un trabajo productivo. La persona que tiene un empleo sueña con un emprendimiento. A aquel que inició un emprendimiento y está cansado de tantas dificultades la pandemia le presenta la justificación perfecta para cambiar y buscar más estabilidad con menos sobresaltos. Un horario extenso y muy apretado lleva a aspirar a un horario flexible. La conciencia de estar en una zona de confort poco desafiante y sin posibilidades de aprendizajes nuevos lleva a algunos al replanteamiento. El estancamiento en un trabajo, el cansancio del transporte hacia la oficina, el descubrimiento de competencias y posibilidades desconocidas, un mal jefe o un clima laboral no muy sano… son causas frecuentes para buscar nuevos aires. En fin, cada persona que busca el cambio tiene sus propios motivos. En USA se habla de la “Gran deserción” para mostrar la realidad de que más de cuatro millones de personas hayan renunciado a su trabajo para dedicarse a otra cosa.

Al respecto surge la pregunta de si se trata de una crisis profesional o de una crisis existencial que se manifiesta, entre otros ámbitos, en el profesional, y que la pandemia hizo explotar. Tradicionalmente las ciencias del comportamiento humano han situado la situación descrita arriba como una crisis normal del crecimiento personal. Es la llamada crisis de los 40 años, que suele presentarse hacia mitad de la vida. Este momento de crisis, que puede ocurrir antes o después de los 40, es bastante frecuente. ¿Estoy en mi sitio, estoy haciendo lo que me gusta? ¿Encuentro sentido a lo que hago? Además del aspecto profesional la llamada crisis de los 40 suele abarcar también el componente afectivo, el reconocimiento social y, en general, la propia realización personal. No es el tema de esta columna que está enfocada al cambio de situación laboral, pero conviene tener en cuenta esta realidad.

Para intentar acertar en esta especie de dilema conviene tener en cuenta diversos factores antes de tomar una decisión. Lo primero es no dejarse llevar por un impulso, por el cansancio, por el estrés… lo cual no equivale a no hacer nada sino a pensar bien las cosas. Las posibilidades económicas y la situación familiar son determinantes. Además, se debe analizar si eso que gustaría llevar a cabo es rentable de modo estable, si se tienen de las competencias profesionales para esa nueva tarea. Desde luego conviene pedir consejo, dejarse ayudar por un profesional o una amistad verdadera. Por último, además de estas consideraciones, conviene tener en cuenta que lo que produce satisfacción y efectividad, es alinear los propios talentos con la tarea que se quiere desempeñar. Hacer coincidir el ser con el quehacer.