.
Analistas 25/07/2021

Hechos! No patanería!

Ramiro Santa
Presidente Sklc Group

Después de la cuenta de cobro y la paliza que les dieron en el congreso este pasado 20 de julio a los representantes del modelo económico cubano-venezolano, -la cual la gran mayoría de los colombianos aprobaron-, sí es preocupante ver que una institución tan importante para la democracia tenga un desprestigio y una desaprobación* del 87%, porcentaje negativo grande y sin precedente en la historia.

Lo anterior es el resultado de la falta de respeto de los mismos congresistas con la institución y con sus electores, pues la forma como se tratan y discuten no se compadece ni con su dignidad ni con las mínimas normas de educación; la violencia en la palabra, las calumnias, la grosería en sus expresiones y el tono incendiario solo son los ejemplos conductuales que el común de la gente ve, cree y replica en su entorno. Que bueno sería que a cambio del odio comunicaran y exaltaran los logros que han tenido trabajando conjuntamente en bien del país.

Hay que votar para elegir personas que puedan convertir el Congreso en un foro respetable, con gente conocedora de las carencias y oportunidades para las regiones y de Colombia. Hombres y mujeres que real y auténticamente fueran los dinamizadores del progreso y bienestar de sus comunidades, que entendieran que el indicador de su gestión esta asociada a mejorar la calidad de vida, a la igualdad de oportunidades, de convergencias logradas y de construcción de redes que permitan la sostenibilidad. Todo eso a cambio del indicador del numero de leyes (en su mayoría mezquinas y controladoras) que solo sirven para perpetuar el atraso y la frustración de los ciudadanos.

Debido a esa necesidad de figurar e incapacidad de brillar por méritos que tienen los congresistas se origina también el comportamiento vergonzoso de hacer escándalos públicos con mentiras o estratagemas para humillar a sus contradictores políticos o atacar empresas e instituciones, haciendo juicios de valor con ignorancia supina, pontificando sobre medio ambiente, asuntos sociales, de tributación y hasta de procesos técnicos que su profesión u oficio no les permite siquiera entender.

Un ejemplo es la ley de la cadena perpetua la cual era innecesaria por tres razones: la primera es la aproximación jurídica en Colombia sobre la creencia en la resocialización; la segunda es que con solo que le quitaran todos los beneficios de descuentos de penas ya quedaba en 60 años que es igual a la cadena perpetua; y la tercera es que debido a los pactos internacionales que ha suscrito Colombia es muy posible que esa ley no surta el tramite de constitucionalidad.

Si se sumaran los salarios y costos de todos los congresistas discutiendo sobre este tema y se divide por las horas que se gastaron ¿Cuánto dinero se perdió?

Si los congresistas quieren que los tomen en serio deberían estar trabajando en iniciativas para que la informalidad (49,2%)** tuviera los incentivos para formalizarse sin erosionar los ingresos, o en propuestas audaces para disminuir el tamaño y el costo del congreso y del Estado, o como mejorar la educación, o el acceso créditos subsidiados para el sector agropecuario, o en la promoción de la industria estratégica, o la protección del Amazonas, o la conectividad e infraestructura de transporte. Pero nada de esto se consigue con mas leyes pero si con mas libertad, con mas astucia, estudio y coraje.

*La Republica Editorial julio 21 de 2021 Encuesta Invamer (Larepublica.co)
**DANE trimestre móvil dic 2020 febrero 2021 (https://fenalcoantioquia.com)