Analistas 10/08/2020

Trastorno del sueño en pandemia

La Organización Mundial de la Salud reportó que, durante la pandemia los trastornos del sueño han incrementado. Antes de la pandemia 40% de la población mundial ya sufría de insomnio, entre otros trastornos, pero debido al estrés generado por la situación actual está siendo más difícil conciliar el sueño. Dormir de forma adecuada ayuda a descansar y restablecer la energía de los órganos del cuerpo, limpiar las emociones y la mente, dormir bien mantiene el sistema inmune fuerte. Es evidente que cuando una persona no duerme bien al siguiente día está de mal humor, comete errores al no poder concentrarse, y es improductivo.

¿Por qué razón el insomnio se ha incrementado durante la pandemia? Las noticias de contagios, las deudas, la incertidumbre sobre el futuro del mundo laboral, económico y mundial, el cambio de las relaciones de pareja y, sobre todo, la falta de equilibrio entre la vida personal y la laboral al estar en teletrabajo, son algunas de las causas más comunes que están generando el estrés. La Organización Mundial de la Salud ha dicho que 60% de la improductividad de las personas se debe al estrés y, si a esto se le adiciona la falta de descanso y sueño profundo, se está entrando en un círculo vicioso.

Para prevenir el insomnio, bajarle al estrés y poder dormir bien y descansar, aquí van algunos consejos fáciles. Primero, una hora antes de dormir desconectar el cerebro. Durante la pandemia y al estar trabajando desde la casa ha sido muy difícil desconectar. Es más común recibir correos a las 2 o 3 de la madrugada. El cerebro, al igual que cualquier máquina necesita un descanso. Si la persona se encuentra todo el día frente al computador y pretende ir a la cama sin hacer una pausa, el cerebro seguirá en el trabajo, redactando documentos, enviando correos o en reuniones. Es vital dejar reposar la cabeza una hora antes de ir a la cama, para que tenga tiempo de desconectarse. La falta de descanso del cerebro, ocasionada por las largas jornadas de trabajo, genera con el tiempo fatiga crónica la cual puede desencadenar en enfermedades. Ahora no es aconsejable dejar de trabajar y de inmediato prender el televisor para ver en las noticias las tragedias que suceden en el mundo: es mejor dejar una hora de desconexión, realizando actividades de tranquilidad y paz, dialogar con la familia de forma armónica es una excelente terapia de descanso.

Segundo, tener unos horarios estrictos para dormir. Una de las razones por las que ocurren los frecuentes trastornos del sueño es porque las personas se duermen en horarios desorganizados, por lo que el cuerpo no entiende tanta desorganización. De acuerdo a la Medicina Tradicional China cada hora de la noche se restablece un órgano del cuerpo, razón por la que trasnochar o saltarse horas de sueño ocasiona un desbalance químico y energético. Así que, para prevenir enfermedades, es importante tener un horario de ir a la cama.

Tercero, la meditación como fórmula de manejo del estrés. La meditación es de las formas más eficaces para manejar el estrés. La meditación lo que hace es enfocar la mente para poder gestionar los pensamientos y emociones, sin bloquearlos. Con la llegada de la tecnología se ha puesto de moda ser multitarea, como si los seres humanos fueran robots, esto lo que está ocasionando es pérdida de profundización, enfoque, y dispersión. Es difícil que una persona logre estar concentrada leyendo un libro, dialogando con una persona, o cualquier actividad que implique concentración. Se está acostumbrado al cerebro a ser disperso, con esto llega el estrés, la ansiedad y la depresión. Con la meditación, como actividad, logra enfocar la mente y así reducir el estrés. Dependiendo de la persona y de su estilo de vida se recomienda realizar entre cinco a 20 minutos diarios de meditación, si puede realizarlo por más tiempo, mucho mejor. Se debe recordar que el cerebro es un músculo y según el entrenamiento que se le dé, así funcionará.