Analistas

Manejo eficiente del tiempo

Aunque algunas personas dicen que el tiempo y espacio no existe, es una realidad objetiva comprender que tenemos que hacer del tiempo una herramienta eficiente, pero depende solo de los hábitos mentales para lograrlo.

Conozco a miles de personas que hoy llegan a sus hogares después de trabajar con la sensación de que hicieron miles de cosas en el día, pero al final nada en concreto que lleve a resultados, o que quedaron pendientes miles de tareas iniciadas sin terminar.

¿Por qué sucede esto? Por pésimos hábitos en el manejo del tiempo. La gente con el mal uso de la tecnología se ha convertido en dispersas e ineficientes, y entendiendo que el cerebro no puede hacer dos tareas al mismo tiempo de forma precisa, profunda, y creativa, así exista gente que diga que sí es posible, no lo es. El multitareas solo es posible con buenos hábitos, no con dispersión ineficiente.

Aquí van algunos consejos para el manejo eficiente del tiempo.

Primero, deje de perder el tiempo posponiendo tareas, y en discusión en reuniones eternas en las que no se va a sacar ninguna solución ni conclusión.

Segundo, empiece y termine lo que está haciendo. El problema más grave de la mayoría de los seres humanos hoy es que todo lo que empiezan no lo terminan, queda a medias, y esto lo que hace es acumular tareas.

Así son en el trabajo y en la vida. Miles de puertas abiertas, lo que causa una parálisis por que quedan con la sensación de no poder tomar una decisión. Así que haga una lista de los que tiene sin terminar y finalícelo.

Tercero, una cosa a la vez. Si va a redactar un documento, se encuentra en una reunión, está comiendo, pues dedique 100% de su actividad cerebral a dicha labor de forma consciente.

Cuarto, duerma bien. El 50% de la población mundial sufre hoy de insomnio. Obvio como estuvo disperso durante el día el cerebro pretende finalizar todas las tareas pendientes en la noche y la gente amanece absolutamente cansada. No dormir lleva no solo a que no sea productivo e ineficiente, sino que hay una posibilidad gigante que empiece a actuar como un chiflado sin sentido, lo que trae miles de problemas.

Quinto, aprender a decir NO. Como el No no viene codificado en el cerebro y no lo comprende, decirlo cuesta mucho.

En el colegio y universidad nunca se hizo una materia o clase que se llamara “aprenda a decir No de forma amorosa”, así que hoy me encuentro con los que no lo saben decir, y esto hace que acumulen tareas, basura de la gente, gasten tiempo y energía. Pero también me encuentro con los que mal utilizan la palabra como conector entre frases en una conversación lo que hace más ineficiente aun el dialogo. Aprenda a decir NO.

Sexto, organización. El auto conocimiento de cómo cada persona actúa, es y se organiza va a ser vital. Si usted se conoce, y sabe que es una persona que es más eficiente en la noche, pues organice su agenda de tal forma. Por el contrario, si usted es de los que madruga y es súper creativo en las mañanas, pues utilice este momento de forma eficiente. Si la gente se conociera, utilizaría los momentos del día de forma más efectiva.

El día tiene 86.400 segundos, es decir que son el número de oportunidades para crear cosas, ejecutar tareas, tomar decisiones, disfrutar el instante y hacer la vida extraordinaria. No perder estos segundos es vital, organice su mente.