Analistas

Día Internacional de la Felicidad

GUARDAR

El pasado 20 de marzo tuvo lugar el Día Internacional de la Felicidad, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas y para celebrarlo se llevó a cabo el World Happiness Fest (Festival Mundial de la Felicidad) en San Miguel de Allende, México. De dicho Festival Inspyra y la Comunidad F se trajeron para Colombia a Saamdu Chetri, director Ejecutivo del GNH, Indicador Nacional de Felicidad, de Bután y a Luis Gallardo innovador social, fundador del Festival y de “Bé” una organización que une a todos aquellos que están comprometidos con la evolución, expansión y desarrollo de la felicidad en el mundo. Dos personas extraordinarias que compartieron con nosotros su sabiduría y estrategias para hacer de nuestro país un lugar más feliz.

Luis Gallardo nos habló del “World Happiness Fest” que “es una base segura para todas esas personas que están cambiando el mundo, de persona en persona, es un evento para aprender de corazón a corazón, donde la experiencia es la base del aprendizaje. Es importante contar con espacios para compartir, para reforzar nuestros sentimientos y nuestro ser, para eso se creó el World Happiness Fest”. Dicho festival se llevará a cabo también en Colombia en el mes de octubre (de este año).

Luis, al ratificar la importancia de la felicidad, nos dijo que “al ser felices podemos trasmitir este sentimiento y, al hacerlo, podemos ayudar a que los demás sean más felices. Así, al saber ser felices reducimos la ansiedad, el enfado, la depresión, innovamos más, creamos más. No hay nada malo en ser felices, es un derecho humano”. Nos habló del concepto del “Happytalismo” un movimiento, ideología, estilo de vida en que se pretende que cada persona, comunidad y nación viva la felicidad a plenitud. Concepto que rompe paradigmas, sobre todo en un mundo en que, definitivamente, el capitalismo ha hecho que la gente corra detrás del dinero en busca de la felicidad, sin lograr el objetivo y si llevando a niveles altos de estrés y depresión.

Saamdu, por su parte, nos mostró la importancia del mindfulness o manejo del estrés a través de la presencia plena, para poder ser felices en la vida y en la organización. Mostró los indicadores y cómo se está midiendo la felicidad nacional en Bután. Dijo que no se mide felicidad en sí, sino si las personas tienen las capacidades necesarias para lograr ser felices, y cómo pueden llegar a desarrollar dichas habilidades creando hábitos y realizando prácticas.

Fue muy enfático en la importancia de la toma de la decisión de ser feliz, y cómo dicha decisión puede llegar a impactar a una nación cuando es adoptada por cada persona. Todo empieza por nuestras propias decisiones y es nuestra responsabilidad ser felices y hacer que el mundo y el sistema cambien. Señaló que la gente sufre porque no sabe quién es, y que por ello la búsqueda espiritual no es otra cosa sino la compasión y el servicio a los demás.

Por supuesto, la felicidad es una habilidad que requiere de trabajo, ya que es la única forma de modificar los hábitos, sobre todo para que se llegue a un cambio en el estilo de vida, lo cual significa que el estilo de las organizaciones y de un país debe también cambiar para mejorar y crecer.

Esto es una invitación a investigar, leer y analizar lo que se está haciendo en otros países en los que la felicidad se vive en presencia plena, en cada instante, tomando café, en el tráfico o en la ducha. También una invitación a que nos cuidemos los unos a otros desde el amor.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés