Analistas

Todavía limpiando, años después de la burbuja

La mayoría de los comentarios son versiones condensadas de textos más largos.El principal problema de España (y el de la mayoría de nuestros vecinos mediterráneos) es que carece de un sistema judicial operable. Debido a esto, los crímenes de cuello blanco – desde las malas administraciones (el principal problema de aquí) hasta el hurto abierto (también abundante) – no se castigan. Hasta que se corrija esto, simplemente será imposible establecer las condiciones propias para cualquier recuperación económica.

La mayoría de los corresponsales extranjeros ignora por completo las causas del principal embrollo de España, puesto que lo único visible es la burbuja inmobiliaria de la nación, que explotó hace aproximadamente cinco años.   Sin embargo, la realidad es que la situación de los bienes raíces sólo surgió porque  España no  tenía una  ley  de  alquileres  operable y   ejecutable que protegiera  a los dueños  de  invasore s ilegales e inquilinos que no pagan.

– Norman Wilson, España
 
La enorme inversión de España en la vivienda causó mucho sufrimiento cuando explotó la burbuja, puesto que el país no tenía una economía de exportaciones como la de Alemania, que fuera bastante fuerte como para sobrevivir a la crisis.
Esto es sólida evidencia de que el gasto gubernamental tiene que ser responsable y sensato respecto a la salud económica general del país. Hay límites a cuánta deuda puede absorber cada país – y España ha alcanzado sus límites.
– S., Nevada
 
Sr. Krugman, gracias por decir honestamente que, al igual que todos los demás, no tiene idea de cómo idear un plan seguro para la recuperación española. Sin embargo, su dura afirmación de que más austeridad no ayudará a la economía hace que me pregunte de dónde vendrá el dinero para más generosidad.
Su gráfica muestra que Alemania ya está incómodamente por encima de la línea deficitaria de 80 por ciento del PIB, y aunque usted pueda pensar que los mercados tolerarán que lleguemos a la línea de 100 por ciento, o incluso de 200 por ciento, debería aceptar que nuestro gobierno, y la mayoría de la gente de aquí, lo considera muy arriesgado.
– G., Alemania
 
Aquí no importa lo que debe una nación; la cuestión es si gana más que lo que gasta.
Alemania hace cosas que la gente quiere. Grecia no. Italia si. No sé España, pero últimamente no he visto muchos productos españoles en los anaqueles.
– P.C., Canadá