Analistas

Los Republicanos están dedicados a proteger el mito de Reagan, sin importar nada

¿Cómo sabemos que son espurias? La gente que está presentando las acusaciones (casi todos tienen, sorpresa, conexiones con el movimiento conservador) no está señalando ninguna parte que haya sido recogida de otro libro. En cambio, están afirmando que el Sr. Perlstein parafraseó lo que otras personas dijeron.

Ummm, ¿qué? A menos que haya una coincidencia muy cercana, decir más o menos lo mismo que alguien ha dicho antes es perfectamente ordinario; de hecho, sería doloroso que los libros de historia no correspondieran con algunos eventos.

Estoy familiarizado con este proceso. Hubo un tiempo en que los varios sospechosos de siempre iban afirmando que hacía cosas ilegítimas con datos de empleo. Lo que estaba haciendo de hecho era perfectamente normal, pero eso no impidió que Daniel Okrent, el editor público saliente de The New York Times, disparara una agresión (sin darme oportunidad de réplica) en 2005, acusándome de toquetear los números. También escuché internamente que hubo acusaciones de plagio dirigidas contra mí, pero claramente mis acusadores no pudieron cocinar suficiente evidencia para siquiera pretender que pegara.

Lo que hay que entender es que las acusaciones falsas de negligencia profesional son una táctica familiar para estas personas. Y esta táctica debería ser reventada por la prensa, no darle inercia con informar que “difieren las opiniones sobre la forma del planeta”.

Sobre la “Reaganolatría”

El ataque verdaderamente vil contrael nuevo libro del Sr. Perlstein ha sido revelador en varias formas.

No es solo es esfuerzo instintivo por reprimir y castigar a cualquiera que haga preguntas; también es la forma en que conservadores supuestamente razonables, civilizados, se han contorsionado para apoyar la línea del partido (cosa que siempre hacen cuando importa, independientemente de la mucha apertura mental que parezcan tener cuando no la situación no apremia).

¿Y por qué esta determinación por aplastar al Sr. Perlstein? Tiene que ver con la “Reaganolatría”, con la necesidad de la derecha de verlo como un hombre perfecto.

El mito económico es verdaderamente notable. Todo mundo de la derecha sabe que el Presidente Reagan comandó creación de empleo a una escala no vista antes o después que él; pero esto simplemente no es así. De hecho, si analizamos las tasas mensuales de creación de puestos de trabajo durante las últimas seis administraciones, las diferencias de hecho son impactantes.

Quizás sepa que el Presidente Clinton fue mejor “creador de empleo” que el Sr. Reagan, ¿pero sabía que durante la administración de Carter (de enero de 1977 a enero de 1981) la economía de hecho sumó puestos de trabajo más rápido que bajo el mandato del Sr. Reagan? Tal vez quiera afirmar que la recesión de 1981-1982 fue culpa de Jimmy Carter (aunque de hecho fue obra de la Reserva Federal), para empezar a contar luego de casi dos años de iniciada la administración del Sr. Reagan. ¿Pero en ese caso por qué no ofrecer la misma cortesía al Sr. Obama?

El punto general es que la supuesta genialidad del historial económico del Sr. Reagan simplemente no sale de los datos.

Pero no espere que los “Reaganduladores” lo reconozcan. Todo su sentido de identidad está ligado a su fe.