Analistas

La comunicación, clave en la empresa familiar

GUARDAR

Colombia es, como España, país de empresas familiares, un tipo de compañías que constituyen en ambos países gran parte del sector privado y del tejido económico global, que son motor de generación de empleo y dan soporte a un porcentaje relevante del PIB. Colombia tiene más de 500.000 empresas familiares (70% de las empresas del país) y en todos los sectores. En España, representan 85% de la red empresarial y 75% del empleo privado. Quiero subrayar con ello la importancia de un actor clave cuyo desarrollo, éxito y supervivencia es fundamental para nuestras economías. 

Es además, un tipo de compañía con características específicas, con ventajas y retos propios. Entre las primeras, el arraigo de los valores heredados de las familias fundadoras, pilar y origen de estas compañías y, para mí, motor de su crecimiento, porque creo que el mero hecho de ser empresa familiar es ventaja competitiva. Considero que los valores de la familia son un aspecto diferenciador que influye positivamente en la reputación frente a la competencia. También hay desafíos diferenciados: la transmisión de los valores fundacionales, el desarrollo de protocolos de familia, la separación de las decisiones familiares de las corporativas y el relevo generacional (un punto clave, pues un 70% de estas firmas no logra realizar con éxito ese tránsito a nivel mundial).

Como presidenta de una empresa familiar y profesional de la comunicación, he tenido siempre la inquietud de conocer en qué medida la comunicación es relevante para la estrategia de negocio en este tipo de empresas y para su supervivencia. Esa inquietud me animó a impulsar desde mi compañía Atrevia, y junto a la prestigiosa escuela de negocios IESE, un estudio anual, “Los valores y la comunicación en la empresa familiar”, cuya primera edición acaba de ver la luz en España. Y que es mi intención presentar pronto en Colombia y otros países, no solo por la gran implantación de esas empresas, sino porque en el estudio participaron junto a firmas de España y Portugal, colombianas como Carvajal y Alquería y otras latinoamericanas como Lo Campino, Montecristo, Luksic, Kuljis, Chemo, Graña y Montero o Kaluz. 

El estudio analiza la importancia de los valores en estas organizaciones y el rol de la comunicación como clave en su transmisión. Las conclusiones nos dicen que los valores de la familia son cimiento básico para la estrategia de la compañía. El 85% de los encuestados cree que ser empresa familiar fortalece la reputación de la compañía y que la familia refuerza la imagen de la empresa. Un 95% está convencido de que este tipo de firma tiene mayor compromiso con sus empleados. Un 87%, que la influencia de los valores familiares incide de forma decisiva y positiva en la estrategia corporativa. Y casi 70%, que tener una familia propietaria diferencia positivamente de la competencia.

También nos dice que las empresas familiares están hallando fórmulas eficaces para superar sus retos con protocolos de actuación (71% tiene uno) u órganos de gobierno que vinculan familia-negocio: Consejos (56,3% lo tienen); Oficina Familiar (30%) o Asamblea (38,8%). Y en 60% de los casos, la incorporación de familiares al negocio tiene protocolo formalizado. Pero el estudio nos indica, además, que la comunicación es asignatura pendiente.

Aunque sabemos que la comunicación planificada estratégicamente y ligada a objetivos empresariales es fundamental, 76% no tiene protocolo específico para gestionarla. Por eso, en mi opinión, a los retos que afronta la empresa familiar se suma la necesidad de un Plan Estratégico de Comunicación Familiar que aúne tres pilares (comunicación dentro de la familia, de la familia con la empresa y entre familia y sociedad) y que ayude al grupo en sus proyectos, visión y objetivos de negocio. En la transmisión de los valores en los que se cimenta la empresa, la comunicación es capital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés