.
Analistas 01/03/2021

Empresarios: agentes de cambio positivo

Núria Vilanova
Fundadora ATREVIA

Aunque es un proceso que viene de lejos, la pandemia nos ha situado tanto a los Estados como a la sociedad civil ante el reto irrenunciable de hacer compatible progreso económico y desarrollo social, adoptando soluciones que, simultáneamente, permitan superar desafíos como el cambio climático, la globalización o la desigualdad.

La novedad frente a otras crisis es que, en esta ocasión, las empresas saben que, además de adoptar una gestión responsable para afrontar las dificultades internas, deben asumir una responsabilidad frente al exterior, actuando en favor de la sociedad en la que conviven.

Una idea en la que lleva tiempo trabajando Begoña Gómez, responsable de la Cátedra de Transformación Social Competitiva de la Universidad Complutense de Madrid, quien nos recuerda que “solo tendremos éxito a la hora de dar ese paso, si el ‘Propósito Activo’ pasa a ser parte de la gestión de las organizaciones. Un concepto que supera la RSC tal como la conocemos, donde la acción indirecta se sustituye por la acción directa”.

Y, ¿por dónde comenzamos? El punto de partida es realizar un ejercicio interior para valorar el alcance social que puede tener la actividad de nuestra compañía en ámbitos como la educación, la salud o el Estado de bienestar. Se trata de conseguir que converjan el impacto social de las empresas y sus modelos de negocio. Y, sin duda, como hemos dicho en otras ocasiones, los Objetivos de Desarrollo Sostenible son una inmejorable hoja de ruta para conseguirlo.

Completar con éxito esa Transformación Social Competitiva exige una nueva actitud del empresario y una nueva función de la empresa. El resultado será disponer de unas compañías capaces de generar un triple impacto positivo en tres ámbitos: retorno social, rentabilidad e inversión.

En el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (Ceapi) llevamos tiempo avanzando en esa dirección. Y creemos que ha llegado el momento de promover activamente que las compañías de ambos lados del Atlántico emprendan ese camino irreversible. Nos hemos puesto manos a la obra. Con ese fin, ya estamos trabajando en la organización de un congreso que se celebrará en Madrid los próximos 17 y 18 de mayo, y que bajo el título ‘Las mejores empresas para el planeta: Transformación Social Competitiva’ aspira a sentar las bases de un nuevo modelo de relación entre empresa e instituciones (entre la iniciativa pública y privada) que acelere la transición hacia una economía del bienestar.

Otras metas vinculadas a este encuentro, al que asistirán presidentes de compañías y familias empresarias de toda Iberoamérica, son avanzar en la construcción de una gran comunidad basada en alianzas y colaboración que promueva ese cambio de paradigma y potenciar la figura de los empresarios como agentes de cambio positivo.

Desde Ceapi queremos acompañar a las empresas en esa transformación; ayudar a definir qué asuntos no pueden faltar en agenda común y deben abordar sin demora gobiernos y empresarios… y aprender de la experiencia, conocimientos y recursos que pueden aportar. No hay tiempo que perder. Es necesario actuar ya, y hacerlo con eficacia, para evitar que retrocesos económicos, sociales y democráticos alienten el avance de populismos y extremismos.

En definitiva, un congreso que pretende ser un espacio de diálogo y encuentro en el que compartir experiencias inspiradoras. Y al que están convocados todos aquellos que comparten la idea de que la mejor forma de creer y crear Iberoamérica es transformar la sociedad transformando el negocio.