Analistas

Tecnología al servicio de la seguridad vial

GUARDAR

Los incidentes ocasionados por el alcohol son una tragedia social: destrozan vidas, rompen familias y ponen en riesgo a comunidades e individuos inocentes. Dentro de esta ecuación de alcohol + gasolina = accidente, Uber aparece como una solución real y tangible al problema. En una encuesta realizada en varios mercados de Estados Unidos como Miami, Chicago y San Francisco, Uber demostró ser un actor importante a la hora de reducir los accidentes viales ocasionados por el alcohol. Según el estudio, 93% de las personas encuestadas recomendarían a un amigo en estado de ebriedad tomar un Uber.  

De igual manera, 88% de las personas encuestadas están de acuerdo con la siguiente frase: “Uber ha hecho más sencillo que evite manejar a casa cuando he consumido demasiadas bebidas con alcohol“. Razones como estas, motivaron a Uber a aliarse con la organización ciudadana Madres Contra los Conductores en Estado de Ebriedad (Madd por sus cifras en inglés) la principal promotora de los cambios legales, culturales y tecnológicos más efectivos para reducir este problema en ese país, con lo que esperamos contribuir en evitar cerca de 10.000 accidentes de tránsito relacionados con conductores bajo los efectos del alcohol, en los próximos cinco años. Si bien estas son cifras de EE.UU., son representativas del impacto positivo que Uber tiene en mercados consolidados. 

El estudio también evidencia que la mayoría de los viajes comienzan en zonas de bares y discotecas, que la accidentalidad por efectos del alcohol se registra en la mayoría de los casos en los fines de semana, y que en muchos casos conseguir transporte público en la madrugada es difícil e inseguro. Sin duda, existen coincidencias y similitudes con la realidad de las principales ciudades de Colombia. 

En 2014 las autoridades colombianas registraron más de un muerto al día por accidentes ocasionados por conductores bajo el efecto del alcohol y más de 1.300 personas heridas.  Aunque la cifra parezca escandalosa, es menor a la de 2013 en donde se registraron 389 muertes y más de 1.500 heridos.  

La solución va mucho más allá del endurecimiento de las penas de prisión o las elevadas multas económicas. Es innegable que la Ley 1696 del 2013 ha ayudado a bajar los índices de accidentalidad, pero esta debe ir acompañada de una estrategia de pedagogía y sobre todo de alternativas diferenciadas, modernas, seguras y eficientes como la plataforma de Uber y sus servicios como UberAngel, el cual está enfocado en reducir las probabilidades de incidentes causados al manejar bajo los efectos del alcohol, brindándole al conductor una opción de conductor elegido ofreciendo un servicio seguro y eficiente a la hora de trasladarse. 

La visión de Uber es lograr este tipo de resultados en todos los países y ciudades donde operamos. Al facilitar un servicio diferenciado y complementario, Uber no sólo está contribuyendo a la movilidad de la ciudad (sin que esto implique una inversión del gobierno local), sino que es una opción real que contribuye a la disminución, y ojalá a la eliminación, de la trágica ecuación de alcohol + gasolina. 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés