Analistas 10/12/2020

Hospital Padrino: calidad y acceso a la salud

Uno de los principales desafíos a nivel regional es el acceso efectivo a los servicios de salud, principalmente, en territorios donde la oferta de prestadores de baja y mediana complejidad no logra garantizar mínimos aceptables de calidad en la atención.

Desde hace tres años, ProPacífico ha liderado diferentes iniciativas para apoyar el fortalecimiento del Sistema General de Seguridad Social en Salud, articulándose con entidades públicas y privadas de la región, buscando con ello mejorar el acceso de los ciudadanos a servicios oportunos, efectivos y con calidad.

En alianza con la Fundación Valle del Lili, cuarto puesto en el ranking de mejores clínicas y hospitales de América Latina en el 2019*, emprendimos la estrategia Hospital Padrino: un esquema en el que un hospital de alta complejidad y acreditado, acompaña y apoya técnicamente a un hospital de baja o mediana complejidad, bajo la coordinación y financiación del Gobierno Nacional o local. El objetivo es fortalecer la capacidad de gestión y clínica del apadrinado, para garantizar la atención a sus usuarios de manera efectiva, oportuna, con calidad, logrando que la experiencia del paciente sea positiva.

Se trata de una estrategia colaborativa en la que las partes tienen obligaciones mutuas en el marco de una relación de confianza, en la que se preserva la independencia administrativa de los participantes y que es altamente adaptable a las condiciones particulares del territorio.

Como experiencia demostrativa, desde el año 2019 la Fundación Valle del Lili ha apadrinado a la Fundación Hospital San José de Buga, institución referente en la zona Centro del Valle de Cauca, que atiende principalmente a población del régimen subsidiado. El acompañamiento ha abordado tres dimensiones: fortalecimiento a la atención en salud, formación en salud y gestión hospitalaria.

Como principales resultados, durante el año en curso se han atendido a través de telemedicina 38 pacientes. De estos, 29 fueron mujeres gestantes con alto riesgo obstétrico, de las 29 pacientes, 25 fueron remitidas a la Fundación Valle del Lili y atendidas oportunamente y en coordinación directa entre las dos entidades. Cabe resaltar que, aunque Buga es el segundo municipio con mayor tasa de mortalidad materna después de Buenaventura en el Valle del Cauca, durante el tiempo de intervención, los casos de mortalidad materna han caído a cero y se ha reducido a la mitad la morbilidad materna extrema en el hospital apadrinado; ambos indicadores sensibles en materia de salud pública y objetivos de desarrollo sostenible.

Actualmente, Hospital Padrino se encuentra en etapa de consolidación, que consiste en la profundización de las capacidades generadas a través de la apropiación de la telemedicina como herramienta cotidiana para el hospital apadrinado, y la gestación de su transformación institucional con el objetivo final de obtener la acreditación de alta calidad. Como próximo paso, se seguirá fortaleciendo al hospital apadrinado como potencial “nuevo padrino” y que así, se beneficien las instituciones de menor complejidad que forman parte de su nodo regional. De esta manera, se generan capacidades en el territorio.

Desde ProPacífico hemos evidenciado la fortaleza de Hospital Padrino para contribuir a mejorar el acceso y la calidad en la prestación de servicios de salud. Por eso, decidimos además implementarlo en el Hospital Distrital Luis Ablanque De La Plata de Buenaventura, principal prestador público de esta ciudad. En menos de seis meses se han capacitado más de 70 médicos y enfermeras en cuidado crítico, ginecobstetricia, cirugía y urgencias. Hasta el momento han sido atendidos pacientes críticos por covid-19 con buenos desenlaces clínicos, y se seguirá capacitando al talento humano de los servicios de pediatría, psiquiatría, medicina interna y laboratorio clínico.

Las experiencias de Buga y Buenaventura nos confirman no sólo la efectividad sino el carácter replicable de este programa. Sin duda alguna, vemos en Hospital Padrino una gran oportunidad para fortalecer la prestación de servicios de salud en los territorios. Pero, sobre todo, vemos en él una oportunidad de oro para respaldar el sistema, mejorar el acceso, la calidad y salvar vidas.