Analistas

Liderazgo creativo

GUARDAR

El perfil y rol del líder de hoy en día en el mundo de lujo y moda se ha revaluado, de ahí la cantidad de cambios en la estructura organizacional y en la alta gerencia de las marcas más reconocidas del mundo en el último par de años.

Lo interesante es, que al parecer, les está dando resultados pues, las cifras preliminares del 2017 muestran un crecimiento del 5% del mercado del lujo personal, que ya está avaluado en €262 billones de Euros, con cifras positivas en todas las regiones luego de un par de años de estancamiento.

Analizando los casos de éxito, vemos que este nuevo líder ya no necesariamente proviene exclusivamente de áreas como administración o finanzas. Tampoco se requieren años de experiencia ni ser un experto en producto o en el oficio. Se requiere en cambio un balance entre estrategias cuantitativas y cualitativas con un entendimiento profundo del cliente y toma de riesgos.

Es imprescindible una empatía por la manera en que viven y piensan los consumidores, estar pensando siempre en el mañana. Ese entendimiento de los clientes se traduce en saber utilizar las cifras, los números ya no son solamente herramientas de medición de desempeño sino motores del producto y la comunicación.

Vemos, por lo tanto, expertos en mercadeo a la cabeza de grandes marcas, que no solo saben de números sino que saben contar historias, tener producto excelente no es suficiente para seducir a los clientes hoy en día.

Ante la gran incertidumbre ahora constante en el mercado, los presidentes de empresa deben tener una visión clara, interiorizar, aceptar y acoger los cambios y reaccionar rápidamente. Deben ser de convicciones fuertes, flexibles y humildes para entender sus debilidades y atraer talento que los complemente.

El patriarca fundador autocrático de otros tiempos, con sus soluciones conocidas y gerenciando a partir de la experiencia y de la añoranza de tiempos mejores, está mandado a recoger. Hoy, por el contrario, se debe ser un agente facilitador que permita florecer la creatividad y a la vez implemente controles suficientes para lograr las metas.

Los grandes CEOs se rodean de grandes equipos, saben que el éxito no se basa en una sola persona, no hay que ser un experto en todo. Evidente en el caso de Gucci donde la gerencia intuitiva y la audacia creativa han hecho una alianza con la gerencia de colecciones transformando la compañía y la marca resultando en un crecimiento atípico del negocio.

Por supuesto, un nivel de gusto y amor por el producto son claves. Los nuevos dirigentes saben que lo que hace diferente al lujo es la promesa, los valores intangibles que lo rodean.

Deben por lo tanto ser capaces de inspirar personalidades creativas y soñadoras que le pongan la magia a la marca. Tomar riesgos es imprescindible hay que llevar la marca a territorios desconocidos y es la cabeza de la organización quien los incentiva y controla de manera efectiva.

Se necesita entonces liderazgo creativo. Esto no significa únicamente saber liderar el departamento creativo, por el contrario, se trata de aplicar la creatividad a todas las áreas de la organización.

Es entender intuitivamente el halo de la marca y hacerlo permear toda la organización, en todos los momentos, en la cultura, las comunicaciones, interacciones y productos.

El líder del futuro es aquel capaz de liderar la creatividad. Liderar con creatividad y con la habilidad de trascender e inventar nuevas reglas, nuevos modelos de negocio y nuevas estructuras organizacionales.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés