Analistas

Por qué sí un Ministerio para Turismo

La necesidad de un Ministerio se ha planteado durante varios años, no es una iniciativa nueva, pero esta vez ha tenido un impacto nacional y un respaldo unánime en el sector porque realmente es el momento indicado. Ser la segunda industria generadora de divisas y fuente para miles de empleos lo justifican, en momentos en los que debemos tomar decisiones sobre los sectores que permitan dinamizar la economía.

Es fundamental que haya una apuesta decidida desde los gobiernos, como sucedió en 2004, cuando Colombia estaba en todas las listas negras internacionales, pese a que ya había logrado recuperar la seguridad nacional y su economía se mantenía estable. En 2010 la apuesta también fue contundente y hoy vemos los resultados. Desde 2010 hemos tenido 95% más viajeros internacionales y aumentamos 86% el ingreso de divisas. En 2016 arribaron más de 5 millones de visitantes, la meta que se había establecido para 2018.

Se incrementó el turismo interno y los corredores derivaron una nueva dinámica. Todas las regiones sin excepción ven en el turismo una oportunidad y el momento es excepcional. Vamos en la dirección correcta. Tenemos mayor conectividad aérea (las frecuencias internacionales crecieron 46,26% entre 2011 y 2016); la inversión en infraestructura turística creció 870% entre 2011 y junio de 2017; $3.9 billones se invirtieron en la renovación de 58 aeropuertos.

El turismo ha demostrado que es rentable, viable, seguro y dinamizador de otros sectores. Cada vez más visitantes internacionales llegarán a nuestro país y consumirán alimentos, lencerías, artesanías, confecciones, cosméticos, servicios, en fin, todo lo que nuestros industriales producen. Tenemos que creernos el cuento de que el turismo es un motor de desarrollo para Colombia. Tenemos que creernos el cuento con compromiso, con responsabilidad, y profesionalismo, pues la semilla quedó sembrada para un país más productivo y competitivo, con una oferta diversificada. Necesitamos trabajar con esa convicción y con mucho empeño.

Necesitamos fortalecer la institucionalidad para obtener mejores resultados, más aún cuando tenemos en frente el desafío de la consolidación de la paz. No podemos dejar de trabajar por la paz ni un solo día, hasta que la equidad y la prosperidad hayan llegado a todos los rincones de la Nación. El turismo será una pieza central en el futuro del país, tenemos por delante la consolidación de los destinos, garantizar la sostenibilidad, cimentar instituciones, la vocación al servicio y la formación efectiva de los trabajadores del sector.

Están creadas las bases para el Ministerio. El Viceministerio ya ha hecho la labor previa en la política y la estrategia y cuenta con herramientas institucionales muy fuertes como Fontur y ProColombia, con buenos presupuestos y mucha experiencia en el desarrollo regional y en la promoción internacional, respectivamente.

Es hora de estimular el debate sobre la posibilidad de crear un Ministerio de Turismo. Será muy interesante escuchar las opiniones de los candidatos a la Presidencia sobre el modelo de desarrollo turístico que debe implementar Colombia con visión a largo plazo. La lista de avances y logros es muy grande. Los números son contundentes. Ahora necesitamos un nuevo impulso para hacer de Colombia un destino de talla mundial. Necesitamos un Ministerio para el turismo.