.
Tribuna Empresarial 25/07/2022

Inclusión financiera

María Camila Gómez
Country Manager de Global66

Hoy en día vivimos en una sociedad donde solo una parte de la población tiene oportunidades para crecer económicamente. En América Latina esto se acentúa y se evidencia con el alto índice de personas no bancarizadas o sub-bancarizadas. Por eso el reto del sector financiero radica en el fortalecimiento de la inclusión, que en muchos casos se puede llevar a cabo a través de la simplificación de procesos, servicios de menor costo, más transparentes, que conecten y faciliten la vida en este aspecto.

La inclusión financiera inicia con el aumento de la oferta en servicios financieros para usuarios de diferentes contextos sociales y económicos. Mientras que en EE.UU. hay más de 330 millones de habitantes y existen más de 5.000 bancos que atienden a toda la población, el panorama de Latinoamérica es distinto: América del Sur tiene más de 660 millones de personas, de las cuales 50% no están bancarizados o sub-bancarizados.

Esto se da porque hay menos de 300 bancos en toda la región que puedan suplir las necesidades de las personas, por lo que existe un gran déficit en la oferta. El acceso a productos y servicios financieros es una necesidad que no se está supliendo del todo. No existe un banco verdaderamente global en Latinoamérica.
Afortunadamente, el panorama no es del todo negativo, gracias a los avances que buscan fomentar la inclusión financiera. A finales de 2021, se identificaron un total de 2.482 empresas de tecnología financiera en América Latina, más del doble de las contabilizadas en la última recolección de datos en 2018. Esas 2.482 empresas de tecnología financiera representan el 22,6% de las 11 mil empresas de tecnología financiera que existen a nivel mundial aproximadamente, según datos del Índice Global de Tecnología Financiera 2021, (Findexable, 2021a).

El ecosistema de la tecnología financiera en la región se muestra más dinámico y las cifras ayudan a identificar los cambios, Colombia particularmente sobresale como un referente en la creación de alternativas financieras. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, Colombia ocupa el tercer puesto entre los países latinoamericanos con más empresas en el segmento Fintech, con un total de 279, lo que representa 11% de la región. El segmento con el mayor número de emprendimientos es el de Pagos y Remesas con 25% del total de empresas, seguido por el de Préstamos (19%) y el de Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras (15%).

Esto muestra a Colombia como uno de los países que ha dado pasos importantes hacia la inclusión, apalancándose en la tecnología digital, al igual que Brasil y México, con un mercado particularmente interesante para ofertas de valor disruptivas en la categoría de pagos transfronterizos y remesas. El país aún denota una permanencia de actores tradicionales y pocos nuevos jugadores con una oferta de mejor servicio, que se ajuste a las exigencias de consumidores.

Las remesas adquieren un papel fundamental a la hora de hablar de inclusión financiera, puesto que permiten mover la economía global al incentivar la expansión de las pequeñas y grandes empresas y a su vez impulsar los sueños de miles de migrantes latinoamericanos e hispanos en todo el mundo.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA