Analistas

El Enterprise de la U

En la serie Viaje a las Estrellas, el capitán Kirk, su amigo vulcano Spock y la tripulación del Enterprise exploran diferentes mundos en la galaxia, animando a millones de televidentes alrededor del mundo. Para desplazarse de la nave a los planetas que exploran, los tripulantes se “teletransportan”. En la serie televisiva, la secuencia de “teletransporte” es controlada por un equipo que analiza primero a la persona, crea un mapa y la desmaterializa para luego, transmitir la información al punto de llegada y reensamblarlo.

Muchos, al ver la serie a través de los últimos cuarenta años, se han preguntado si el teletransporte podría ser real, teniendo en cuenta la cantidad de información que se necesita para mapear un cuerpo humano ¿y su alma? y el hecho de que el espacio al cual se “teletransportan” no se encuentra libre de materia, llegando a la obvia conclusión de que el mecanismo no deja de ser una fantasía para series de televisión.

Recientemente, sin embargo, la convicción que han mantenido de manera juiciosa desde hace 40 años de que el “teletransporte” no es posible en la realidad, se ha visto atacada desde el flanco menos imaginado, desde la política colombiana. Muchos de los integrantes del Partido de la U, conscientes de que mantenerse en su partido es equivalente a sobrevivir en Venezuela, han construido una eficiente máquina de “teletransporte” para ubicarse en otros partidos políticos que, comparados con el Partido de la U, se parecen a los mundos inexplorados a los que se desplaza ocasionalmente la tripulación del Enterprise.

Es que las cosas en el Partido de la U no están fáciles. Sin candidato de la U a la presidencia para la próxima elección presidencial y líderes cuestionados como Armando Benedetti y Roy Barreras, el ministro de agricultura Aurelio Iragorri decidió no medírsele a la dirección del partido hasta que no se solucione la crisis de la aftosa (¡puede ser hasta 2020!). Para colmo, miembros importantes del partido como los senadores “Ñoño” Elías y Musa Besaile, que le garantizaron con sus votos, óigase bien, sus votos, la segunda presidencia a Juan Manuel Santos, recientemente se vieron envueltos en el escándalo de Odebrecht, con sumas que harían estremecer hasta a los contratistas de Samuel Moreno en el cartel de la contratación de Bogotá. Es de preguntarse que habrá sucedido en Fonade, donde con el guiño del Presidente, se nombró un director recomendado de estos senadores para manejar un presupuesto de alrededor de $8 billones anuales en inversión en infraestructura.

El Partido de la U, al final del mandato Uribe y ante la dificultad de sus miembros para “teletransportarse”, decidió en su momento remodelar el Enterprise para servir a los propósitos de la nueva administración. En este caso, dado que no hay el mínimo indicio de quién será el nuevo huésped de la Casa de Nariño, ha puesto en marcha un “teletransportador” que están ensayando ya muchos de sus miembros para mudarse al Partido Liberal, Cambio Radical, el Partido Conservador y hasta el Centro Democrático. Sin duda, su capacidad de “teletransportar” con ellos sus votos, hará posible que encuentren un lugar que les permita seguir siendo elegidos como congresistas y funcionarios públicos, a pesar de que el lugar donde se “teletransportarán” ya está ocupado por otra materia.