Analistas

Puerto Rico en crisis

GUARDAR

Luis Fernando Vargas-Alzate

Han pasado ya más de 18 meses desde que María, un huracán de categoría cinco, la más alta (según la EHSS, escala de huracanes de Saffir-Simpson), pasó por territorio puertorriqueño y dejó su huella física a lo largo y ancho de la isla. Hoy, aunque se evidencian avances en la reconstrucción de los daños materiales dejados por el evento natural, aún resulta insuficiente tal gestión. Esa situación de retraso y numerosos acontecimientos políticos recientes han llevado a que una crisis cada vez más fuerte se desate en este territorio de singular dependencia estadounidense.

Precisamente esos vínculos son los que ahora vienen a alentar a los manifestantes contra la administración del actual gobernador Roselló; pues el presidente Trump lanzó desde su cuenta de twitter un par de mensajes que en lugar de apaciguar los ánimos continúa exacerbándolos. La plaza pública ha estado ardiendo durante días en San Juan y otras localidades, y con lo escrito por Trump en medio de su campaña reeleccionista, difícilmente se apagará.

Trump escribió (en inglés) lo que acá se traduce con la mayor literalidad posible: “Muchas cosas malas están sucediendo en Puerto Rico. El gobernador está bajo asedio, el alcalde de San Juan es una persona despreciable e incompetente en quien no confiaría en ninguna circunstancia, y el Congreso de los Estados Unidos dio tontamente US$92.000 millones para superar las consecuencias del huracán, (…) muchos de los cuales fueron despilfarrados o desperdiciados, lo que nunca será visto de nuevo. Esto es más del doble de la cantidad otorgada a Texas y Florida juntas. Conozco bien a las personas de Puerto Rico y son geniales. Pero gran parte de sus líderes son corruptos y roban a los ciegos del gobierno de los Estados Unidos”.

Con esta información, contenida en un par de trinos que lanzó desde su cuenta de twitter, echó más leña al fuego para que las boricuas prosigan en su lucha por lograr la renuncia del gobernador Ricardo Roselló Nevares. Esas palabras, junto con la coyuntura en la cual se encuentra el país, ha llevado a una situación sin precedentes y realmente dramática.

Si bien el asunto que desató la crisis radica en unos mensajes de carácter xenófobo, homofóbico e injuriosos expuestos, no solo por el gobernador sino además por otros funcionarios del gabinete, la realidad es que esa situación pasa a un segundo plano cuando se analiza el tema estructural del funcionamiento gubernamental en Puerto Rico. Tal como sucede en el resto de América Latina, la corrupción tiene sometida a la administración pública del país. Recientemente fueron arrestados por el FBI dos exfuncionarios que participaron del gobierno puertorriqueño, luego de habérseles comprobado su colaboración en hechos de corrupción.

Además, los diversos mensajes filtrados demuestran claramente que tanto Roselló como varios de sus colegas y copartidarios en San Juan están vinculados con una trama de desfalcos bastante compleja. Es un asunto que se evidencia mucho más cuando se puede observar que la isla en lugar de avanzar para dejar atrás los desastres causados por María, se encuentra en una situación realmente precaria. De poco le ha servido a Puerto Rico tener los vínculos que tiene con Estados Unidos y recibir los ingresos que ese país le aporta, cuando quienes administran esos recursos se han encargado de un manejo claramente equívoco.

Lo que es típico en América Latina es típico en Puerto Rico. La crisis no había estallado a tan altas proporciones porque hasta ahora no había llegado ningún presidente norteamericano a meterse de lleno en la manera como el país se gobierna. Ahora les queda a los boricuas tener la gallardía y constancia para enfrentar esta coyuntura y demostrarle a la región que cuando un gobierno actúa en contra de los intereses del común de los gobernados, tiene que ser derrocado. Enseñanzas básicas que John Locke legó y que pocas veces se aplican.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés