Analistas

Los tecnócratas y su ideología

GUARDAR

Nombrado el gabinete de Iván Duque, se destaca que por primera vez no obedece a cuotas políticas de los partidos sino al querer de un presidente; además es su capacidad técnica la que resalta en cada uno de los nombramientos.

Los técnicos son una generación de principios del siglo XX creado para “describir el creciente poder de una nueva raza de directivos industriales”, según el profesor David Runcenman. Ellos, más que ninguno, son los especialistas en materia económica y poco a poco se han ido trasladando a otras partes del gobierno.

Pero ser técnico no basta en este momento en Colombia. El país pasa por una coyuntura en la cual distintas fuerzas quieren alzarse con el poder y por primera vez en la historia la izquierda tiene una posibilidad real de tener la presidencia en Colombia.

Uno de los graves problemas del tecnicismo es la falta de contacto con la gente; su labor compleja y única hacen a los técnicos lejanos a las realidades sociales; segundo, su lenguaje es de uso profesional o académico; basta ver a un ministro de hacienda intentando explicar una reforma macroeconómica en el noticiero de la mañana; tercero, los técnicos no han tenido mayor participación en el ejercicio de la democracia; por lo tanto son blanco fácil de una oposición y de los inteligentes caciques tradicionales.

Rodearse de tecnicismo es importante pero no suficiente; toda decisión en términos de gobierno viene cargada de ideología, incluso los temas económicos; para nadie es un secreto que Milton Friedman es asociado con los republicanos y sus planteamientos fueron usados por el gobierno Reagan; Thomas Pikkety con sus estudios cuantitativos en materia económica, abiertamente apoya regímenes socialistas; y es que detrás de cada decisión existe un ser humano, con creencias, intereses y una forma de afrontar el mundo. Por esto, en su caso, la ideología sí importa así sean los más doctos en una materia, pues lejos de hacer cálculos para la construcción de un puente o de operar un enfermo, aquí los ministros y asesores de gabinete están trabajando por un modelo de país que necesariamente representa una forma de ver el mundo.

De ahí la incomodidad de distintos sectores del Centro Democrático con algunos nombramientos del Gobierno que en el pasado han sido fuertes opositores a las ideas y personajes del partido. En otras democracias como la americana o la española, el partido vencedor ejerce autónomo su mandato y casi exclusivamente con su gente, de ahí que se pueda evaluar en retrospectiva el acierto o error de cada una de sus decisiones. Creer que el tecnicismo es casi exclusivamente de la centro izquierda, como sugirió alguno, es un error; basta recordar en Colombia a Nicolás Gómez Dávila o internacionalmente a Ayn Rand. Gente capaz y de acuerdo a los ideales del presidente hay por montones, depende de él rodearse y defender un mandato que estará tapizado de obstáculos y tendrá la misión de detener la llegada del socialismo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés