.
Analistas 28/09/2021

¿Qué es ser saludable?

Juan Isaza
Estratega de comunicación

Todos recordamos el principio de la pandemia: el mundo tomado por sorpresa en esta locura colectiva entre pelear por rollos de papel higiénico en el supermercado y el temor a contagiarnos por un abrazo. Los investigadores sociales lo veían con fascinación. Pronto comenzaron a salir innumerables estudios que tomaban el pulso a los ciudadanos y consumidores, exploraban las nuevas rutinas o indagaban por los principales miedos y preocupaciones. Todos los estudios coincidían en un mismo hallazgo: la salud había pasado a ser la prioridad de todos.

Vimos crecer el consumo en vitaminas así como en alimentos saludables, creció el interés por los seguros médicos y por las visitas virtuales a los consultorios. Lo interesante es que la pandemia únicamente aceleró esta tendencia relacionada con la importancia que le damos a la salud porque ya era un fenómeno que venía de tiempo atrás. Las búsquedas sobre auto-cuidado venían creciendo y, aunque el bienestar se había hecho el discurso de todas las marcas, estábamos ante un consumidor que cuestionaba lo que realmente significaba estar bien.

Hoy lo sabemos: la salud ya no significa lo mismo que al principio de la pandemia. Hoy, por ejemplo, el foco ha pasado de estar en la salud física y se ha ido hacia la salud mental. Estudios como el de la Kaiser Family Foundation, determinó que cuatro de cada diez adultos norteamericanos han reportado síntomas de ansiedad o depresión, lo cual representa un incremento dramático con respecto al 2019 cuando era uno de cada diez. La pandemia nos ha hecho conscientes del valor del bienestar emocional en todos los niveles.

La salud también se interpreta hoy a partir de nuevos estilos de vida que buscan mayor simplicidad. Un estudio de Hall & Partners en varios países de América, Europa y Asia concluyó que el 49% de los millennials y centennials piensa que es momento de enfocarse en los placeres simples de vida. The Minimalists, esta pareja de amigos que se dedica a evangelizar sobre el valor de vivir con menos objetos materiales, ha superado los 100 millones de oyentes en su podcast durante la pandemia.

Estamos viviendo una transformación completa de lo que significa ser saludable. La salud física y todo aquello que tiene que ver con las enfermedades sigue siendo un componente esencial, pero el ciudadano de hoy comienza a verlo como una parte de algo mucho más grande. Salud hoy significa bienestar emocional, así como armonía con los espacios, con un propósito de vida y el impacto positivo en la sociedad. Incluso el tema ambiental y la conservación de la naturaleza son parte de esa nueva definición de salud.

Algunos pensarán que es una exageración o una moda pasajera. Pero la realidad es que estamos ante un ciudadano que ha generado un sistema holístico en torno al bienestar, y cuyo impacto se extenderá por el reto de la década. Lo más positivo es que este cambio de paradigma representa inmensas oportunidades. Salud como la entendemos hoy no es sólo estar libre del virus o no tener ninguna enfermedad. Ser saludable significa tener la fuerza para seguir adelante.

Salud significa resiliencia para retomar muchos de los proyectos que se quedaron aplazados, pero, sobre todo, para vivir una vida con un significado en lo personal y un impacto en el bienestar de la sociedad y del planeta.