Analistas

La importancia de un proceso serio de construcción de marca

Hoy en día las marcas que compiten en la categoría de ropa de playa se enfrentan a una competencia gigantesca: solo basta con asistir a una feria especializada en el sector para ver lo amplio que es el abanico de posibilidades que tiene hoy el cliente final cuando se trata de escoger qué clase de traje de baño, túnica, vestido, pantalón, pareo, o cualquier otro tipo de prenda, quiere comprar para las distintas ocasiones de uso del mundo resort. 

El mes pasado asistí al Swimshow en Miami, una de las ferias más importantes para el sector de ropa de playa, que se lleva a cabo todos los años en julio, y me di cuenta que había 32 compañías colombianas participando. Después de hacer un recorrido por el show, entendí lo limitado que es el proceso de formación académica que reciben hoy muchos de nuestros diseñadores y diseñadoras, que se aventuran como emprendedores o creadores de una marca, en este caso una de ropa de playa. Sin exagerar, en el Swimshow había un número alto de marcas colombianas que no ofrecían nada distinto a lo que hoy en día ofrecen las 10 marcas del país que se han venido consolidando en la categoría de ropa de playa en el mercado americano, y que han desarrollado modelos de negocio exportables.  

Me parece muy importante que todos esos diseñadores o emprendedores entiendan que una marca o una compañía no se concibe o se crea simplemente copiando lo que alguien hace con éxito en el mercado. Un proyecto serio de emprendimiento de cualquier marca de ropa tiene que ir de la mano de un proceso completo de construcción de marca, en el cual se parte de un ejercicio de aterrizaje de los valores y atributos que va a tener dicha marca, que a su vez desencadenan en la definición de un ADN específico. Sin embargo, esto no es lo que uno ve cuando sale al mercado y se encuentra con un número importante de marcas que solo buscan imitar o pretenden recorrer el camino exitoso de otras, ofreciendo un producto de características similares. 

Quisiera simplemente hacerles la invitación a las universidades en las que hoy se están formando nuestros nuevos talentos en diseño, y en las que se empiezan a gestar proyectos de emprendimiento importantes en el mundo de la moda, para que hagan énfasis en la importancia de lanzar al mercado propuestas de marca con un ADN claro y diferente, y con una definición de valores y atributos que permita que el proceso de construcción de marca sea lo suficientemente serio, con el fin de ser consistentes y no perder el norte en los primeros años, y que esto desencadene en un proyecto exitoso de posicionamiento que haga que la marca tenga cómo diferenciarse en el sector en el que compite. 

Ese ha sido el caso de OndadeMar, en donde hemos hecho un proceso muy serio de construcción del ADN de la marca, a partir de una definición de valores y atributos que nos han permitido ser consistentes con el proyecto de posicionamiento en los más de 50 países en los que estamos hoy en día. 

Sería muy positivo para Colombia empezar a ver cada vez más emprendedores y marcas demostrando la solidez de su formación y de sus proyectos en el mercado de la moda.