.
Tribuna Parlamentaria 15/05/2021

Confianza para la industria offshore

José David Name
Senador de la República

La profunda crisis económica en la que se encuentra sumergido el país y los años de retroceso que está dejando el impacto de la pandemia mundial, demandan el impulso de nuevas actividades que activen y mejoren la competitividad de los sectores de mayor productividad. En el caso de la industria petrolera, el desarrollo de la exploración y producción de hidrocarburos en aguas profundas, es clave para dinamizar la economía y fortalecer nuestra matriz energética.

Ahora que el sector se encuentra en proceso de recuperación, después del duro golpe que recibió el año pasado con la caída de los precios del petróleo y la emergencia sanitaria, que llevaron a una reducción en inversiones de más de US$1.000 millones, es apremiante seguir incentivando el desarrollo offshore en el país. Convertir el Caribe colombiano en una provincia gasífera es una de las mejores apuesta a las que le debe apuntar el Gobierno.

Antes de seguir insistiendo en el proyecto de la planta Regasificadora de Buenaventura, todos los esfuerzos deben concentrarse en aumentar la producción nacional de crudo y gas. Como combustible clave en la transición energética, el gas natural jugará un papel protagónico en el fortalecimiento de nuestra matriz, así como en la reactivación de la economía. No olvidemos que el sector del petróleo y sus derivados representa cerca de 55% del total de las exportaciones del país, y 5,5% del PIB nacional.

La buena noticia de la reactivación de la actividad offshore que se dio con el reciente anuncio de la perforación de los pozos exploratorios Gorgon-2, Uchuva-1 y Cumbia-1, en los próximos meses, reanuda la confianza de los inversionistas que le están apostando a los proyectos costa afuera en el mar Caribe colombiano. Las evidencias positivas en la etapa exploratoria, que han permitido la continuidad de las actividades, alimentan el optimismo sobre los resultados de estas perforaciones.

El cuarto ciclo del proceso permanente de asignación de áreas “Ronda Colombia 2021” que realizará la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), será la prueba de fuego para las operaciones costa afuera, que concentrará su oferta en las cuencas de Urabá, Colombia, Tumaco Offshore, y Chocó Offshore. Esperamos que los inversionistas nacionales y extranjeros sigan visualizando el prometedor horizonte que tiene la industria costa afuera colombiana, que para 2024-2025 proyecta comercializar sus primeras producciones de petróleo o gas.

Aunque se desconocen los volúmenes totales de hidrocarburos a encontrar y desarrollar en la Costa Caribe, con los históricos descubrimientos realizados, durante los últimos años, se estima que hay un potencial prospectivo de aproximadamente 9.530 millones de barriles. Las incertidumbres sobre el sistema petrolífero del Caribe, que se han ido despejando en las distintas campañas, y los avances en la regulación que se hicieron el año pasado para asegurar mejores prácticas que garanticen la protección al medio ambiente y la aplicación de los estándares internacionales, integran un escenario propicio para el fortalecimiento del offshore en el país.

Ante los retos que enfrenta la industria costa afuera, se hace indispensable terminar de ajustar la regulación, así como avanzar en el desarrollo de la infraestructura de servicios especializados, de modo que se abra el camino a la nueva inversión extranjera. Es preciso enviarle a los inversionistas un mensaje de estabilidad jurídica sobre las disposiciones regulatorias contractuales y técnicas, para generar confianza en el sector.