.
Analistas 23/09/2021

Energía eléctrica para Colombia 2030

José David Insuasti Avendaño
Director del Ipse

Para muchos de nosotros contar con el servicio de energía eléctrica en nuestras casas es básico y normal. Pero para más de 440.000 familias en Colombia encender un bombillo, ver televisión o tener una nevera es un sueño todavía.

Colombia está comprometida con alcanzar la universalización del servicio de energía eléctrica, conforme al Objetivo de Desarrollo Sostenible número 7 que establece que todos los países logren esta plena cobertura en el año 2030.

Cuando comenzó este Gobierno el porcentaje de cobertura era de 96,5% y alcanzar el 3,5% restante significaba energizar a más de 500.000 familias. Actualmente, se ha logrado llevar por primera vez el servicio a 56.000 de los 100.000 hogares de la meta propuesta para estos cuatro años.

El Instituto de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas para Zonas No interconectadas, Ipse, entidad adscrita al Ministerio de Minas y Energía, se encarga de llevar energía a aquellas regiones donde el Sistema Interconectado Nacional no tiene cobertura por distintos factores geográficos y de dispersión de viviendas rurales.

El Ipse viene atendiendo 226 familias ubicadas en las ZNI de las cuales 135.000 cuentan con un servicio de energía parcial y 69.000 familias, principalmente en las cabeceras municipales, tienen energía 24 horas del día.

Mediante paneles solares individuales se ha ampliado la cobertura, llevando energía casa por casa y logrando llevar el servicio las 24 horas del día a otras 22.000 familias.

La meta del Ipse para 2022 es llevarle el servicio a 20.000 familias con recursos públicos, dentro de las cuales 1.500 serán con inversión directa del Instituto. Ahora bien, solamente con recursos públicos es muy difícil alcanzar la meta de la universalización del servicio para 2030, por eso tenemos el reto de conseguir alianzas involucrando esfuerzos público-privados y movilizar recursos de cooperación internacional.

La gran apuesta para lo que resta de este año se centra en incentivar la inversión privada para energizar a más familias en las ZNI a través de soluciones energéticas que impulsen el desarrollo y la reactivación sostenible de las comunidades. El Instituto está trabajando el acompañamiento para el diseño e implementación de un mecanismo, que puede ser una subasta, de asignación de una zona para conseguir nuevos usuarios. Adicionalmente, con la nueva Ley de Transición energética se fortalece el marco jurídico para los inversionistas y actualmente ya contamos con casos de éxito de compañías privadas como la planta de Biomasa en Puerto Carreño, Vichada y el parque solar en Unguía, Chocó.

Así mismo, el Ipse trabaja en incrementar las horas de prestación del servicio de 2.000 usuarios, optimizando y mejorando las soluciones actuales, aportando a la transición energética y disminuyendo la emisión de gases de efecto invernadero.

En conclusión, el anhelo de llevar la energía a toda Colombia incluye retos en inversión, estabilidad jurídica, soluciones efectivas y duraderas, amigables con el medio ambiente, impulsando nuevos esquemas empresariales y con la participación de las comunidades beneficiarias. Desde el Ipse estamos comprometidos con contribuir con esta meta llegando hasta donde nadie más llega.