Analistas

Una población nutrida es más sana y tiene mayor potencial

En el marco de la celebración del día mundial de la salud celebrado el 7 de abril, es importante hablar acerca de la nutrición como parte esencial en los hábitos de vida saludable que debe mantener el ser humano. 

Los entes gubernamentales han entablado que la nutrición es un problema prioritario para la salud pública colombiana. Según la Encuesta Nacional de la Situación Nutricional de 2010 (Ensin 2010), las cifras son preocupantes. En ella se muestra un aumento en la obesidad y el sobrepeso en los adultos y jóvenes con una prevalencia de 52% para los adultos, y de un aumentado de 25,9% para niños y niñas entre 5 y 17 años, con una desnutrición crónica en niños menores de cinco años de 8% y una desnutrición global de 3,4%.

Esta última cifra, si bien frente a la mirada fría de las conclusiones estadísticas, se encuentra a tan sólo 0,8 puntos porcentuales de cumplir la meta propuesta para el 2015 por el país en el Objetivo de Desarrollo del Milenio de erradicar la pobreza extrema y el hambre. Es sin duda un llamado tanto a la empresa privada como al sector público por construir estrategias que le permita a las familias colombianas llevar a su mesa una alimentación equilibrada que contribuya a las necesidades alimenticias de su núcleo familiar dependiendo de la edad de cada uno, de su situación fisiológica, sexo, composición corporal y complexión, entre otros.

Un país bien nutrido tiene ciudadanos saludables, lo que se refleja en menores costos en salud, jóvenes con capacidad para desarrollar en mayor medida sus habilidades deportivas y cognoscitivas, madres gestantes que puede dar a luz niños con mayor probabilidad de vida, en fin es toda una cadena de bienestar que se genera al impulsar los buenos hábitos alimenticios.

En la Asamblea Mundial de la Salud la estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud, exponen las medidas para apoyar el desarrollo de una alimentación saludable y una actividad física constante. En esta se invita a todas las partes interesadas a apoyar para mejorar los regímenes de alimentación y actividad física entre la población. Es así que en el Plan de Acción 2008 – 2013 para la prevención y el control de enfermedades crónicas no transmisibles involucra a la industria de alimentos para que desempeñe una función importante en la promoción de una alimentación saludable, definiendo esta como:

• Reducir el contenido de grasas, azúcares y sodio – sal de los alimentos elaborados.

• Asegurar que todos los consumidores puedan acceder física y económicamente a unos alimentos sanos y nutritivos.

• Asegurar la disponibilidad de alimentos sanos y apoyar la práctica de una actividad física en el lugar de trabajo. 

En este sentido, las compañías del sector debemos centrar esfuerzos en asegurar que todos los consumidores puedan acceder física y económicamente a alimentos sanos y nutritivos, asegurar la disponibilidad de alimentos sanos y promover una vida saludable.

Como parte del compromiso de Alimentos Polar Colombia con la nutrición de los colombianos, siguiendo los parámetros dados por la OMS en este Plan de Acción contra la obesidad, y siendo líderes del sector de Avenas, tenemos una fuerte apuesta por potencializar el consumo de este cereal, el cual contiene fibra dietaria, especialmente fibra soluble por lo cual ayuda a reducir el riesgo de desarrollar hipertensión, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y digestivas, entre otras.

Hoy en día la avena está presente en 63% de los hogares, en donde la principal fuente de consumo son los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3 quienes representan cerca de 85% de la población colombiana. Sin embargo la categoría en general tiene una frecuencia muy baja de consumo ya que 18% de los consumidores lo hacen una vez por semana y 4% una vez cada quince días.