Analistas

Sintrarevocatoria (II parte)

GUARDAR

Luego de la jornada de elecciones parlamentarias, y las dos consultas masivamente votadas por ciudadanos de derecha e izquierda, quedan muchas conclusiones para la campaña presidencial de los próximos dos meses. Todo el mundo está especulando con los posibles finalistas, pero hay algunos mensajes que dejaron los resultados definitivos de las votaciones que vale la pena resaltar. Hubo una serie de políticos en Bogotá que usaron la bandera de la revocatoria del alcalde Enrique Peñalosa como caballo de batalla para obtener votación. Salvo Inti Asprilla del Partido Alianza Verde que obtuvo más de 100.000 votos, los demás políticos de izquierda antipeñalosistas de la capital se quemaron.

La revocatoria del mandato del alcalde actual de Bogotá Enrique Peñalosa, según la defensa del alcalde, tenía tres irregularidades fundamentales. En primer lugar, había serias dudas de la motivación, la cual se basó en argumentos aparentemente falsos o al menos irrelevantes para el tema del cumplimiento del programa, que es lo que debe motivar dicho mecanismo de participación. En segundo lugar, hubo presuntas irregularidades en las firmas presentadas por parte de ciudadanos inexistentes o que ya murieron. Como tercer elemento, algo que se había denunciado en esta columna hace algunos meses, y que resultó definitivo para tumbar la revocatoria, en efecto, fueron las inconsistencias detectadas en los estados contables presentados ante el Consejo Nacional Electoral. Se violaron topes de la financiación de la iniciativa, ya que un solo donante, el sindicato de la ETB Sintrateléfonos, aparece como aportante de un valor muy superior al permitido por la regulación. Las cuentas no fueron claras ya que se presentaron gastos no soportados en recibos y otros ejecutados antes de que existieran los libros de contabilidad. En fin, una serie de violaciones a las normas contables que desencadenaron en una solicitud de investigación al comité promotor.

Al investigar cómo se desarrolló la iniciativa desde Sintrateléfonos, se encontró que uno de los promotores, el señor Gustavo Merchán, fue el responsable del descalabro de los sindicalistas en las cuentas contables presentadas ante el CNE. Hay miembros importantes de Sintratelefonos que hablan ya de un debilitamiento de los líderes del colectivo, situación que adicionalmente se evidenció hace pocos días cuando se firmó el último pacto colectivo con la empresa. Como dato curioso, antes de la reunión preparatoria definitiva entre el grupo de dirigentes, hubo un incidente que comenzó con insultos y casi termina a los golpes. Según el balance a septiembre de 2017, la compañía había provisionado una importante suma de contingencia por el pacto colectivo que comenzó con 42 puntos en el pliego de peticiones, pero finalmente se resolvió con un aumento salarial sin considerar las otras 41 peticiones. Al parecer el grupo negociador de sindicalistas desconocía el rubro provisionado en los Estados Financieros de la empresa. En la negociación no hubo aumentos salariales retroactivos, ya que el anterior pacto colectivo se había negociado durante la alcaldía de Petro, y cuando ese convenio terminó, la empresa y el sindicato duraron en la mesa 20 meses con salarios congelados. Hay algunos miembros que no quedaron contentos con esta débil posición y sumado al golpe de la fallida revocatoria están pensando más en buscar un programa de retiro voluntario que seguir remando contra la corriente.

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés