Analistas

JuanMan Style

GUARDAR

Dentro de los recuerdos de 2012 queda en nuestra memoria la canción “Gangnam Style” del rapero surcoreano PSY. En YouTube obtuvo millones de visitas y en medios de comunicación vimos a políticos, artistas y personalidades internacionales hacer el ridículo baile de moda, con saltos hacia la derecha y la izquierda. Los saltos hacia ambos lados, acompañados por una armonía rudimentaria, gustaron hasta empalagar inclusive al propio “artista” quien dijo en los últimos días no querer cantarla más en sus presentaciones. Para este 2013 tendremos una versión colombianizada de dicho baile: el “JuanMan Style”.

 
El proceso de paz va a ser la noticia del año, que derivará en la presentación de la candidatura a reelección del presidente Juan Manuel Santos. Si la vez pasada su éxito en las urnas estuvo ambientado por los dos gobiernos de Álvaro Uribe y la seguridad democrática, la posibilidad de un segundo mandato esta vez tiene otro ambiente político. Me atrevo a decir que una pronta paz prácticamente garantizará el resultado en las urnas de 2014.  También me atrevo a decir que si no hay pronta paz, y si la negociación se aborta antes de acabar el año, la ofensiva militar será tan grande que también garantizará el resultado en las urnas en 2014. Con una carta gana y con la otra también. Por eso es que lo veo en el baile de la izquierda y la derecha.
 
Una realidad que ha tenido este proceso es que a pesar de los intentos de mantener alejada a la prensa, los ministros de diferentes carteras van soltando “perlas” en las entrevistas. El de Defensa, Juan Carlos Pinzón, parece ser el encargado del discurso firme de la seguridad prometiendo victorias militares en el corto plazo. El de Interior, Fernando Carrillo y el de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, hablan cada uno por su lado de uno de los temas más duros de la negociación: el agro. Por su parte, Humberto de la Calle, jefe negociador en La Habana, ha tenido que salir a rectificar no sólo a la guerrilla con sus salidas en la prensa internacional, sino a sus colegas en algunas declaraciones que no están del todo “alineadas” con el discurso de lo que quiere el Presidente. Eso suponiendo que Santos tiene claro los detalles de lo que está negociando y no solamente el objetivo final de la paz.
 
¿Acaso hay un solo discurso, o hay varios? Es posible que haya multiplicidad, intentando satisfacer a una gran cantidad de colombianos, ya que es evidente la polarización que generan algunas de las variables que se están negociando. Una gran parte de la población quiere la paz, pero como dijo el expresidente Uribe “…no aceptable a cualquier costo…”, especialmente en el tema de víctimas y en el acceso inmediato a la política democrática, sin pasar por procesos mínimos de justicia.
 
El Gobierno además tendrá que incluir en el proceso las opiniones de la sociedad civil. A la fecha, ya se cuenta con material suficiente para nunca acabar: existen diversas opiniones que fueron recibidas por los delegados de la Universidad Nacional en el reciente foro de participación. Únicamente para el tema agrario, hay más de 400 propuestas, además de las 3.000 que reposan en la página web para ser revisadas por los equipos negociadores en Cuba.
 
Santos no puede continuar eternamente intentando satisfacer a todos, y menos en un proceso de alta delicadeza como este. De los expertos internacionales siempre oímos que cualquier proceso de paz, reinserción o desmovilización viene acompañado de cierta dosis de perdón, olvido e impunidad. “Unas por otras” como decimos aquí. El cálculo político deberá ser bien medido si quiere mantener viva la posibilidad de reelección. El baile de la izquierda y la derecha simultáneamente, genera un gran desgaste político. Ojalá en la mente del Presidente esté muy claro que para el país es más prioritaria la paz que su reelección. Si hay paz pronto, es irrelevante quién sea el mandatario en 2014.
 
Ñapa: Imperdonable que uno de los mejores equipos en reclasificación del fútbol colombiano, el Itaguí, esté padeciendo como si estuviera en la B. A estas alturas no ha definido técnico ni el patrocinio de la alcaldía o de empresas privadas, así como su permanencia en la plaza. Mal comienzo de año para uno de los representantes por Colombia en la Copa Sudamericana 2013.
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés