Analistas

A Yopal no la salva ni Aquaman

GUARDAR

En medio de un interminable listado de acusaciones mutuas, los políticos departamentales y locales de Yopal, Casanare montan en escena lo que el capítulo final la Biblia había predicho hace siglos.

 
Los habitantes de la capital del departamento llegaron al límite de su paciencia y están viviendo momentos apocalípticos. Es posible que gran parte de la cadena de errores provenga de la estrechez mental de los gobernantes y mucha responsabilidad por falta de ejecución y voluntad política. Hoy todos se miran, acusan y señalan. Nadie tiene la solución del servicio de agua para los habitantes de una de las zonas más “ricas” del país por los recursos naturales y regalías. Desde el momento de la famosa emergencia ocurrida en 2011, por parte de la Alcaldía y la industria petrolera, se consiguieron 47 carrotanques que permanecieron casi tres meses trabajando 24 horas continuas por tres turnos diarios ayudando y apoyando a más de un 95% de  la población.
 
En su momento, el Gobierno consiguió 4 plantas portátiles de Barranquilla, Cali y Bogotá. Funcionarios de ese entonces del Ministerio del Medio Ambiente realizaron un estudio técnico para volver hacer una planta de tratamiento de agua potable en la ciudad.
 
Se hizo el estudio de “prefactibilidad” a finales de julio de ese año.
 
Tres meses después, se concluyó que el acueducto definitivo tendría un valor de $53 mil millones, de los cuales el Fondo Adaptación aportaría
 
$5 mil millones y los demás recursos debían ser aportados por el municipio y el departamento. Con esta inversión se resolvería, a largo plazo, el tema para una población aproximada de 170 mil habitantes.
 
A partir de ese momento y con la cofinanciación  ya aprobada  por el fondo, la Gobernación y la Alcaldía debían presentar el proyecto antela Asamblea y Concejo de la ciudad respectivamente. Como estamos en Colombia, los diputados y concejales negaron el proyecto, que en el caso del Concejo de Yopal,  fue presentado hasta tres veces y siempre rechazado. Vaya uno a saber qué capacidad intelectual o residuos de sabiduría reposaban en los cerebros de semejantes mal llamados funcionarios públicos. La gente en las calles de Yopal dice que los políticos del concejo pensaban que “…era mejor dejar esos proyectos para el próximo periodo de Alcaldía…”.
 
Hoy en día por regalías y otros conceptos, hay más de 150 mil millones congelados en una Fiduciaria esperando aprobación de las entidad espera ejecutar los proyectos. Al menos no se han robado la plata. Al menos no toda. Según datos de La Misión de Observación Electoral, las regalías que recibe Casanare al año representan todo el presupuesto de departamentos como Chocó, Quindío, Sucre, Caldas o Putumayo. Mientras tanto, el dinero guardado en una Fiducia y la gente no tiene como bañar a sus hijos que ya bastante se han enfermado.
 
El actual alcalde Wilman Enrique Celemín hizo muchas promesas de campaña. Le prometió a la gente que en un año iban a tener un acueducto. Los votantes le creyeron y hoy el mandatario debe enfrentar la realidad doblemente dura: no existe un acueducto construido en un año y la gente ya se rebotó hasta volver el problema un tema de debate nacional. A Celemín no le queda más camino que la renuncia antes de que los organismos de control lo destituyan. Pero eso no va a solucionar el tema de la gente. Los múltiples Gobernadores destituidos, han dejado a lo largo del tiempo una zona del país llena de riquezas con un desarrollo deplorable en lo social. Solo cabe recordar que por ejemplo Nelson Mariño fue destituido de su cargo como Gobernador por la Procuraduría por irregularidades en el contrato de manejo de almuerzos para 62.895 niños. Así se logre solucionar el tema del agua potable, no se explica uno por ejemplo, cómo el hospital de Yopal lleva 13 años en construcción y aún no ha sido posible que lo terminen para prestar los servicios que los habitantes de esta ciudad merecen. El Apocalipsis anunciado ya llegó. Al infierno de Yopal no lo salva ni Aquaman.
 
Ñapa: Con el nombramiento de la abogada Claudia Nuñez, el gobierno intenta retomar algo de control en la ANTV. Nuñez es una experimentada abogada que ayudó a crear la Agencia Nacional del Espectro y será la representante del presidente Juan Manuel Santos en la Junta.
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés