Analistas

Televisión tradicional: animal en extinción

GUARDAR

En la industria de las telecomunicaciones y los medios estamos acostumbrados a que las nuevas tecnologías, al ser introducidas de manera masiva, generen disrupciones y afecten de manera paulatina los jugadores tradicionales. Los nuevos entrantes a un negocio que se ha asentado en un mercado, traen no solo innovación tecnológica sino cambios drásticos en los modelos de negocio y en la forma en que los usuarios interactúan con los productos y servicios.

En el área de la televisión, llevamos varios años presenciando la pugna entre los generadores de contenido, donde a nivel global resaltan compañías como HBO, NBC, Universal, etc., y los proveedores del servicio, es decir, los que nos llevan ese contenido a nuestras pantallas, ya sea en un televisor tradicional, una tableta o un teléfono móvil. Netflix y otras compañías con modelos similares han sido los que mayor conmoción han causado en la industria, siendo capaces de desagregar el contenido del medio de transporte, obligando a los proveedores tradicionales a ofrecer modelos similares con un enfoque “directo al usuario final” con programación “a la carta”. A finales de 2014, HBO y CBS anunciaron un servicio por suscripción por medio del cual sus usuarios pueden acceder al contenido de las cadenas a través de internet sin tener que tener un contrato con una compañía de cable o de televisión satelital.

Apple, desde hace varios años cuando introdujo el dispositivo conocido como Apple TV, ha estado buscando la manera de apoderarse de este segmento y con el pasar del tiempo ha empezado a hacer mella en los ingresos de los operadores tradicionales de televisión. 

El fenómeno más reciente en este esfuerzo por transformar la alguna vez llamada “caja idiota”, proviene de un par de compañías, una israelí y la otra del Silicon Valley, que han despertado la fiebre de hacer streaming en vivo apoyándose en el alcance global de Twitter. El lanzamiento de Meerkat y Periscope, dos aplicaciones que permiten que cualquier usuario de la red con una cuenta en Twitter pueda empezar a transmitir video en tiempo real y compartir lo que está viendo con sus amigos en la red, ha empezado a replantear lo que es cubrir en vivo cualquier evento noticioso. Para los medios de noticias tradicionales de la televisión como lo son CNN o Fox News, o cualquiera de los proveedores locales en cada país, empiezan a surgir un par de competidores que de arranque ya cuentan con mas de 280 millones de reporteros, que con solamente descargar una aplicación en su dispositivo móvil, están en capacidad de  transmitir en tiempo real lo que están viviendo y al mismo tiempo de interactuar con sus “tuit-televidentes” sin la necesidad de ningún intermediario. El fenómeno tiene implicaciones drásticas en un mercado donde particularmente los Millennials, tienen hábitos de consumo de contenido que son mejor servidos por este tipo de nuevos servicios.

En otro segmento del periodismo noticioso, el de los deportes, la adopción de este tipo de nuevos medios parece moverse mas rápido, como lo demuestra la decisión del Seattle Reign FC, un nuevo entrante en liga estadounidense de fútbol femenino, el cual ha anunciado que transmitirá su juego inaugural esta temporada a través de Periscope. Esta movida, aunque limitada a una liga muy modesta, puede terminar replicándose en las grandes franquicias deportivas como la NBA o la NFL, creando una situación compleja entre los dueños de los derechos de retransmisión y los equipos y potencialmente poniendo en riesgo los millones de dólares que se mueven en este negocio a nivel global.

De la misma manera como hoy millones de niños y adolescentes pasan horas enteras viendo videos en Youtube en lugar de ver la televisión tradicional, podríamos estar ad portas de una revolución donde el livestreaming deje de ser algo aislado, restringido a celebridades, y se convierta en una tendencia con vida propia con efectos transformacionales en la sociedad y en la forma en que consumimos contenidos, poniendo un clavo mas en el féretro de la televisión tradicional.
 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés