Analistas

Neoludismo: trabajadores contra la tecnología

GUARDAR

Hace unos días, uno de los mas poderosos sindicatos de los EE.UU., conocido como la Hermandad Internacional de los “Teamsters”, que reúne a casi dos millones de trabajadores en EE.UU., se pronunció de manera enérgica en contra de los planes que viene desarrollando la compañía United Parcel Service (UPS) para la incorporación de drones o vehículos sin conductor para la entrega de paquetes. En los últimos meses, al igual que Amazon y Google, UPS ha estado realizando pruebas para entender la factibilidad de la entrega un paquete con un dron desde un centro de distribución o el techo de un camión. El sindicato Teamsters quiere impedir que UPS use vehículos remotamente tripulados o autónomos para transportar, entregar o recoger paquetes porque ve la adopción de estas tecnologías como una amenaza a la estabilidad laboral de los trabajadores que hoy se encargan de conducir camiones y hacer entregas puerta a puerta.

La actitud del sindicato en cuestión pareciera alinearse con el movimiento filosófico conocido como “neoludismo”, el cual se opone al desarrollo tecnológico y científico de la sociedad moderna. Los luditas originales surgieron en Inglaterra en el siglo XIX en oposición a la introducción de máquinas mecánicas que hacían tareas de manufactura de una manera más eficiente que los humanos. Hoy en día el término es más amplio y define a personas que tienen fobia a la tecnología por creer que la misma tiene efectos negativos, siendo uno de ellos el desplazamiento del trabajador tradicional.

La oposición marginalmente irracional que plantea el neoludismo se basa en la preocupación del impacto que tiene del uso de la tecnología en los individuos, sus comunidades y en el medio ambiente. Aunque para muchos el neoludismo suene descabellado, algunos de sus postulados merecen consideración. En particular el llamado “principio de precaución” que propone que cualquier tecnología por simple que sea, debe ser probada para entender cualquier efecto secundario o posible perjuicio inherente, antes de ser adoptadas por la sociedad, debido a los efectos desconocidos que podría traer la implementación de las mismas.

Volviendo a la situación de UPS, es importante resaltar que la compañía podría verse en una encrucijada en un corto plazo. No es noticia el hecho de que en los últimos cinco años las ventas en línea han crecido de manera exponencial, multiplicando la utilización y los ingresos de las empresas de entrega de paquetería como UPS, FedEx, DHL y el servicio postal de todos los países del globo. al requerirse la entrega de miles de millones de paquetes a los hogares.

El crecimiento del e-commerce ha sido costoso para todas las empresas participantes, tanto las puramente “online” como Amazon o eBay, como para las que tuvieron que migrar su negocio del mundo real al mundo virtual como Walmart y la mayoría de tiendas de grandes superficies. Estas empresas han gastado miles de millones de dólares para agregar almacenes, centros de distribución y tecnología para manejar el crecimiento del volumen de ventas a través del internet. Al mismo tiempo, el mercado laboral para los trabajadores dentro de la cadena de suministro, tanto en almacenes como en el reparto, se ha dinamizado, forzando salarios más altos en muchos casos.

Es importante que tanto trabajadores como gremios entiendan que la tecnología no sustituye puestos de trabajo por capricho, sino que reemplaza ciertas tareas que pueden ser desarrolladas de manera más eficiente, rentable, productiva o con menos errores con la incorporación de la tecnología.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés