Tribuna empresarial 17/11/2020

Hay que pensar en la vacuna

Algunos suelen ver la enfermedad y concentrarse en ella. Las cifras no mienten, casi un 1 millón de colombianos infectados; la economía decreciendo a doble dígito; el desempleo rondando 20% e historias que duelen mucho más que la estadística. El efecto parecería ser a simple vista, devastador.

Como formadores de líderes convencidos de construir futuro, no podemos quedarnos en el lamento, sino en la solución, poniendo nuestra ilusión en la vacuna y no en la enfermedad.

Según la SuperSociedades, durante la pandemia diariamente 3,5 empresas se han acogido a la ley de insolvencia empresarial. Alicia Bárcena de la Cepal estimó que 140.000 empresas formales en Colombia podrían cerrar como consecuencia de ello. El FMI proyecta un decrecimiento del PIB de 7,8%, lo que ha llevado a que el país se enfrente a la tasa de desempleo más alta de su historia.

Y aunque esta es la cara oscura, debemos ver la realidad de emprendimientos y organizaciones repotencializándose, de la tecnología, viviendo un crecimiento y una actitud resiliente de todo un país, que busca no dejarse caer. El e-commerce ha sido clave en empresas que han incursionado en este canal. Un estudio de Colombia Digital muestra que 79% de las compañías aborda procesos en este sentido, para no quedarse en el análisis por parálisis.

Alguna vez oí que, si uno veía el vaso muy vacío, en lugar de lleno, debía buscar uno más pequeño. Nada más cierto en estos momentos. Una encuesta del Centro de Innovación y Emprendimiento, Incuba, y del Grupo de Estudios en Administración del Cesa (GEA), a 154 emprendedores dice que aunque 68% de los emprendimientos no recibió ningún auxilio por desconocimiento o dificultad de acceso a estos, el desempleo y el confinamiento fueron dinamizadores para la creatividad y muchos han salido con nuevas ideas de negocio.

También refleja que para 16%, la crisis se convirtió en una oportunidad de resurgir y 59% dijo encontrarse creciendo. El 29% tuvo suspendida su operación, 45% fue afectado por la desaceleración o la reducción de la demanda de sus productos y servicios, y 10% dijo no sufrir afectación.

Hay que recordar que la creación de nuevas empresas tiene el inmenso potencial de reducir el desempleo, generar fuentes de trabajo y darle oportunidad a los empresarios en este momento.

La Ley de Emprendimiento en la que se trabaja desde 2018, propicia la creación de los emprendimientos y es una apuesta que debemos apoyar como parte de la vacuna.

Al final, lo esencial será no cómo nos afectó la enfermedad, sino qué vacunas desarrollamos (competitividad, cadenas de suministro, priorizaciones), qué aprendizajes tuvimos (en lo humano, en lo empresarial, en lo organizacional) y qué giros dimos para seguir compitiendo, sin olvidar que la esencia de todo emprendedor y líder es la de nunca darse por vencido, encontrar soluciones y caminos y creer que el foco no debe centrarse en el problema (el cual suele estar sobre analizado) sino en la solución (la cual pocas veces es estudiada).

Como dicen los sobrevivientes de las tragedias, si uno no es parte de la solución, es parte del problema.