Analistas

Defensa real de los cafeteros

GUARDAR

La caficultura está próspera, porque viene aumentando el área, el ingreso y el número de productores

Movido se inicia el ambiente cafetero, por la excelente producción y por haber alcanzado un ingreso de $8 billones, un histórico resultado de la política cafetera del presidente Santos que dobló la producción y el ingreso.

Sin embargo, se sigue presentando una enorme contradicción entre la dirigencia y la realidad. Por ejemplo, al iniciar el congreso cafetero de diciembre, los productores del Eje Cafetero presionaron al Gerente del gremio para pronunciarse sobre “la supuesta grave disminución de la cosecha”, que no coincidía con las cifras y los buenos anuncios que la FNC venía haciendo. Después de complacerlos reduciendo el pronóstico a 13,8 millones de sacos para el cierre de año, resultó que el mes de diciembre arrojó una producción de 1.550.000 sacos -la más alta en 12 años-, para cerrar el año con 14.197.000 sacos, igual a 2016.

Esto ratifica que la caficultura es nacional y que, no necesariamente, lo que sucede en el centro del país es el reflejo de todo el territorio. Además, lo que le interesa a los grandes productores no coincide con los pequeños cafeteros, a los que dicen representar. Por ejemplo días antes del congreso, el comité de Risaralda se pronunció afirmando que de los $8 billones, cinco se quedarían en el bolsillo de un millón de trabajadores rurales y, según el presidente de este comité, las ganancias no llegarían a los bolsillos de los cafeteros, lo cual es falso.

¡Es inaceptable que los dirigentes desconozcan el contexto!. Los productores con más de cinco hectáreas son 23.173 de los 552.900 que se calculan, y sólo poseen 26 % del área cafetera nacional; además, jamás ocupan un millón de trabajadores como predican… a lo sumo 200.000.

La realidad es que los pequeños productores, que trabajan su tierra y perciben el ingreso directamente, -base fundamental de la democracia cafetera- poseedores como ya mencioné de menos de cinco hectáreas, han aumentado entre el año 2007-15 en 50.000 cultivadores y 137.000 hectáreas. Estos campesinos constituyen la base del aumento en la producción y no reciben salario sino ingreso; y gracias al estímulo de precio y al aumento de la productividad por la vía de la renovación, han sido los beneficiarios de buena parte del incremento en el ingreso cafetero, para bien del país.

Es innegable que los grandes productores cada día obtienen menos rentabilidad, precisamente por la escasez de la mano de obra, pero eso no admite que se manipulen las cifras para englobar una realidad que, es absolutamente diferente entre los grandes empresarios que legítimamente buscan utilidades, y los pequeños campesinos que logran bienestar y prosperidad familiar por medio del café.

Por lo tanto, se evidencia que la caficultura está próspera, porque viene aumentando el área, el ingreso y el número de productores. Lo que está en crisis es el modelo de producción capitalista, mientras prospera el modelo campesino. Racionalmente más de 5.500 grandes productores han abandonado el negocio.

Se requiere ajustar el pulso del Gobierno y la gerencia frente a la dirigencia, en su mayoría conformada por grandes productores, para que tanto las decisiones como la vocería reflejen la realidad, segmentando por tamaños la problemática. Vasta observar que para unos la mano de obra es un costo que pone en duda la viabilidad del negocio, mientras para 95 % de los pequeños cafeteros constituye un ingreso que explica la prosperidad familiar.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés