Equidad, para avanzar en la transformación social

GUARDAR

Alcanzar la equidad es quizá el más importante de los desafíos que tienen los gobiernos en estos tiempos. A simple vista se trata de crear las condiciones para que haya igualdad de oportunidades. Que todos los ciudadanos estén en condiciones similares de acceder a los servicios públicos o de obtener los beneficios de acceso a los mercados.

Sin embargo, la mayor dificultad se encuentra en que, muchas veces, las decisiones de política tienden a favorecer la inclusión social sobre la inclusión productiva. O ésta sobre aquella. Es decir, que se busca el acceso a los servicios, pero sin la sostenibilidad que le puede dar su vinculación formal al aparato productivo; o que se trata de vincular a los mercados a las personas, pero sin que tengan las condiciones de bienestar social en sus hogares.

Ese ha sido el problema que ha tenido el país. Hemos logrado una transformación social muy acelerada, pero sin que esté debidamente sustentada en una inclusión productiva.

El Plan Nacional de Desarrollo reconoce que Colombia ha tenido una transformación social acelerada en los últimos 15 años. La pobreza se redujo de casi 50% de la población en 2002 a menos de 27% en 2017, y la clase media se duplicó en el mismo período. No obstante, 64% de los colombianos sigue sumido en la informalidad. Solo 36 de cada 100 colombianos tienen un trabajo formal. De los 22 millones de ocupados en el país, 14 millones están en la informalidad.

Lo primero para que haya equidad es cumplir con la legalidad, es decir, que haya presencia del Estado en todo el territorio nacional con seguridad, acceso a la justicia, lucha contra la corrupción, y resolución de las conflictividades. Necesitamos estabilizar los territorios.

La verdadera equidad necesita garantizar los derechos de los colombianos. La estrategia de legalidad tiene el propósito de lograr el imperio de la Ley en las ciudades y en los territorios. Estos principios son la base para que los ciudadanos puedan vivir con libertad y tener acceso a oportunidades de inclusión social y productiva.

Con legalidad y emprendimiento lograremos la verdadera equidad, por eso vamos a garantizar que los negocios crezcan y que las industrias prosperen con estrategias de emprendimiento y productividad, para así expandir las oportunidades de empleo formal y de generación de ingresos. El PND busca promover la creación de empresas, lograr su financiamiento, fomentar la innovación, la adopción de tecnología y el aprovechamiento de oportunidades de exportación.

El Plan apuesta por una gran simplificación del Estado que reduzca el costo normativo y habilite el desarrollo de nuevos emprendimientos. El Estado debe ser un aliado y no un obstáculo para el crecimiento, debe transformarse y hacer más eficiente su relacionamiento con los ciudadanos y las empresas.

Por ejemplo, nuestra ruralidad ha estado abandonada en gran parte por ausencia del Estado en el territorio, carencia de programas de oportunidades y de acompañamiento a los empresarios del campo. Por eso apoyaremos a 550.000 campesinos que se convertirán en nuevos empresarios.

En virtud de dar base productiva al cambio social en Colombia, la política social moderna plantea la conexión de los hogares pobres y vulnerables a mercados formales de trabajo y fuentes propias de generación de ingresos. Llevaremos la tasa de desempleo a 7,9%; su nivel más bajo desde la década de los años 90.

Por último, el PND plantea una estrategia amplia de conectividad territorial de manera que la equidad sea una realidad en todas las regiones del país. La estrategia para conectar territorios propone una nueva visión del desarrollo territorial que va más allá de las fronteras político-administrativas, y que busca aprovechar el potencial de las regiones.

Lo anterior permite identificar e invertir en infraestructura, equipamiento y proyectos productivos que tengan verdadero impacto regional. Así, se pueden desencadenar las dinámicas económicas de las ciudades grandes e intermedias como motores del crecimiento con las zonas rurales y el campo. La gran apuesta es por el transporte multimodal, infraestructura vial, vías fluviales y férreas para garantizar la conectividad y competitividad. Llevar interconexión eléctrica, agua potable y alcantarillado a las regiones más apartadas es la apuesta por la equidad. Todos los colombianos deben tener las mismas oportunidades para crecer y progresar.

El programa de atención integral a la primera infancia y transición avanzará hacia la universalidad en la educación inicial, un elemento central para igualdad de oportunidades y la inclusión social y productiva de todas las familias. Llegaremos a dos millones de niños con educación inicial integral y duplicaremos el número de cupos en jornada única a 1,8 millones de niños.

La estrategia de educación terciaria da un paso hacia la gratuidad de la formación técnica y universitaria para la población más vulnerable, fundamental para la inclusión productiva de 320.000 jóvenes. Con ello fortaleceremos la universidad pública y las instituciones de educación superior.

Con el programa Semillero de Propietarios las familias vulnerables podrán ahorrar y adquirir su vivienda, un avance en la conexión al mercado formal y la consolidación de la clase media, pero también llevaremos 600.000 mejoramientos de vivienda para que más colombianos puedan tener derecho a una vivienda digna.

Las Fábricas de Productividad son una apuesta por la adopción de tecnología en pequeñas y medianas empresas para ampliar la creación de empleos formales con mejores salarios. Nuestra meta es pasar de 200 fábricas de productividad a 4.000 en los próximos años, promoviendo la competitividad de nuestra economía.

Las acciones en equidad, emprendimiento y legalidad, que además conecten a los territorios, podrán llevar a que la pobreza siga disminuyendo de forma acelerada. El objetivo del Plan es que, a 2022, salgan 3 millones de colombianos de la pobreza y 1,5 millones de la pobreza extrema, con lo que estimamos que al menos uno de cada dos de ellos estén formalizados, al mismo tiempo que la economía se acelere y crezca a 4,5%.

Con estos elementos, el Plan Nacional de Desarrollo plantea hacer un pacto entre todos aquellos que debemos jugar un rol para que los colombianos gocen de la verdadera igualdad de oportunidades. Solo si logramos la equidad alcanzaremos la verdadera paz.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés