.
Analistas 13/05/2021

Cartagena no está en la lista de riesgo

Gilma Úsuga
Consultora de Comunicaciones y Asuntos Públicos

Desconcierto. Vandalismo. Pandemia. Dolor de patria. Una coyuntura que nos debería tener a todos trabajando unidos por nuestro país. Pero no, los odios nos han mermado las fuerzas para centrarnos en lo esencial.

Todo esto para decir que Icomos, la organización encargada en fomentar la conservación, protección y valoración del patrimonio cultural de la humanidad, ha ratificado mediante comunicación del 26 de abril de 2021 que Cartagena no se encuentra hoy en la lista de patrimonio en riesgo de la Unesco. Esto quiere decir que el conjunto monumental de Cartagena mantiene en la actualidad su estatus de Patrimonio de la Humanidad otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y que no es cierto, como lo dicen a diario algunos dirigentes de los ámbitos local y nacional, que la ciudad está en la lista de riesgo, conformada por aquellos sitios cuyo valor universal excepcional está amenazado por un peligro inminente específico y comprobado.

La respuesta del organismo se da ante un derecho de petición donde se solicita a Icomos indicar si, “De conformidad con lo establecido en el parágrafo 179 de las Guías Operacionales de la Convención de Patrimonio Mundial, Cartagena sufre deterioro de la coherencia arquitectónica o urbanística; grave deterioro del paisaje urbano o rural; pérdida significativa de autenticidad, entre otros”. La respuesta es clara: El puerto, las fortalezas y el conjunto monumental de Cartagena de Indias inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial de 1984, no se encuentra en la actualidad en esa “Lista de Peligro.”

“En particular, la Lista de Patrimonio en Peligro puede ser consultada en el enlace https://whc.unesco.org/en/danger. Allí encontrará los bienes inscritos (53), la fecha de inscripción y los motivos por los cuales, de acuerdo con las Guías Operacionales, el Comité de Patrimonio Mundial decidió su inscripción”, agrega la notificación.

Es claro que, a fuerza de repetirlo, los voceros del Ministerio de Cultura han logrado convencer a muchos que Cartagena está en trance de perder la excelsa declaratoria. De paso, han omitido explicar que, en caso de llegar a ser incluida en la lista de riesgo por carecer de un plan de protección, el conjunto monumental entraría a un riguroso proceso de enmienda para garantizar el valor universal excepcional que la erige como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Este, el de la lista de riesgo, es solo uno de los tantos señalamientos infundados que han venido manejando las autoridades en medio de su larga lucha por buscar mecanismos que les permitan la demolición de la torre uno del proyecto habitacional Aquarela, levantada con todos los permisos de Ley en el Barrio Torices de la ciudad amurallada.

Con el pasar de los meses y los años, el caso se ha convertido en referente nacional de la falta de liderazgo para buscar una solución en una ciudad llena de problemas sociales.

¿No les parece que es ridículo seguir dándole alcance a la discusión pública en torno a un proyecto encaminado a proveer vivienda digna, mientras decenas y cientos de familias cartageneras deambulan por el Distrito en busca de un lugar para vivir?

¿No creen ustedes que sería mejor para todos retomar un espacio de discusión efectiva y real, conforme lo dispone la ley, en el que se permita a unos y otros exponer sus razones y se aborde el asunto con argumentos sólidos?

Alguien tendrá que convencer al gobierno nacional de la importancia de atender oportunamente las necesidades de la gente. Cartagena merece una solución.