Analistas

Colombia se suma a la tendencia internacional

GUARDAR

Los centros comerciales continúan expandiéndose por todo el territorio colombiano, donde ya 50 ciudades tienen al menos un centro comercial. Al cierre de 2014, Colombia contaba con 196 centros comerciales, una superficie arrendable de 4,2 millones de m2 de GLA y un stock de 10,8 m2 de GLA cada 100 habitantes. 

Para los próximos tres años, se estima que la industria de centros comerciales invertirá unos US$4.000 millones. Sólo en 2014 los centros comerciales vendieron $29 billones y se calcula que en un año estos establecimientos públicos reciben cerca de 40 millones de visitas.

Históricamente, en Colombia, el modelo de negocios de centros comerciales era de multipropiedad, es decir, los desarrolladores y/o promotores construían un centro comercial vendiendo sus espacios a retailers y múltiples inversionistas quienes los subarrendaban a diferentes marcas sin darle importancia al mix y a la propuesta de valor del centro comercial.

Actualmente en el mercado Colombiano, el modelo de unipropiedad es una realidad producto de la llegada al mercado de jugadores internacionales, incluso esto ha permitido que los desarrolladores locales, quienes tradicionalmente operaban bajo el modelo de venta, visualicen los beneficios de nueva opción incorporándola en su estrategia de comercialización. 

Según Acecolombia, en 2011 tan solo  26,3% de los centros comerciales estaba operado mediante el modelo de unipropiedad, mientras que para 2014  79,2% de los nuevos desarrollos se comercializó bajo este modelo.

En el modelo de unipropiedad, el desarrollador del proyecto es el propietario del centro comercial, la totalidad de los locales son alquilados lo que permite seguir un correcto criterio de mix comercial de acuerdo con el mercado objetivo y  la propuesta de valor que se quiere entregar. 

Entre los múltiples beneficios, no sólo para los consumidores sino que también para los comerciantes, está que dicho modelo permite adaptarse mejor y con una mayor velocidad a las cambiantes necesidades de los consumidores y sus crecientes requerimientos. 

Bajo esta lógica, dónde los ingresos dependen de los valores de arriendo, los desarrolladores están obligados a hacer sus mayores esfuerzos para lograr un correcto posicionamiento, accesibilidad, nivel de servicio, incorporación de nuevas marcas, renovaciones de mall, ampliaciones, entre muchas otras variables que permitan lograr una mayor y mejor conexión con el mercado, obteniendo como resultado mayores ventas y en consecuencia mejores arriendos. 

En definitiva éste modelo permite desarrollar en el tiempo una propuesta de valor más atractiva para el mercado, manteniéndose vigente y por lo tanto perdurable en el tiempo. 

Esta tendencia, que predomina en el mundo debido a sus claros beneficios para el consumidor -que obtiene mayor valor en su visita -, y por lo tanto operadores comerciales que se benefician de un mayor volumen de  ventas, continúa incorporándose con fuerza en el mercado colombiano.
 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés