Analistas

Turismo y aeronáutica parecen enemigos

GUARDAR

Colombia gastará $13 mil millones en una nueva campaña publicitaria internacional para promocionar el turismo. Esta vez la campaña será ‘Colombia, realismo mágico’ y hará énfasis en una Colombia con sitios maravillosos, inolvidables y enigmáticos. 

 
La campaña reemplaza a la que decía “Colombia, el riesgo es que te quieras quedar” que estuvo vigente por más de seis años, pero -a juicio de los críticos- daba la sensación de que Colombia era peligrosa. Y la anterior a esa, “Colombia es Pasión” hacía referencia al turismo sexual.
 
Todos estos esfuerzos del turismo serán inútiles si no se sincronizan con las políticas aéreas que deberían facilitar los viajes y estar alineadas a los objetivos turísticos del país. 
 
Muchas veces para el turista doméstico, viajar se convierte en un drama. Nada que decir de los que llegan del extranjero.
 
Hace poco más de dos semanas hubo en San Andrés Islas, un Foro sobre  Autonomía Regional en el que se ventilaron, de forma clara, los problemas del archipiélago. Allí, compartí el panel con la especialista, Perla Wilson quien vino de Bluefields, ciudad ubicada en la costa Caribe de Nicaragua  a escasas dos horas de San Andrés, en lancha rápida, pero este servicio no lo hay. 
 
Perla estaba visiblemente extenuada. Había partido desde las 5:30 de la mañana para llegar a San Andrés a las 11:40 de la noche. Su viaje parece no creíble: Salió de Bluefields hasta Managua (la capital) en avioneta, una hora de trayecto. De allí salió a Ciudad de Panamá, llegó a Bogotá y finalmente arribó en el Aeropuerto Gustavo Rojas Pinilla en San Andrés. 
 
Todo ese recorrido le tomó casi 18 horas, con todo y lo que implican los tiempos de espera en los aeropuertos. Es dramáticamente imposible viajar directa y cómodamente de Centro América a San Andrés. El trayecto de Perla equivale a un viaje entre Managua y Jerusalén (Israel). 
 
Si nuestra política aeroportuaria no se alinea a los deseos de promoción turística harán inviable llegar a la meta de los cuatro millones de turistas que visiona la campaña, pero se insiste en que gran parte de los vuelos necesariamente hagan escala en Bogotá: El único Hub importante de Colombia.
 
Se argumentará que la decisión de escoger un Hub no es del gobierno, ni siquiera del concesionario de un aeropuerto, es de las propias aerolíneas. Lo hacen por cuestiones operativas, para definir una especie de centro de acopio de pasajeros con sus propias estrategias comerciales, con el fin de “optimizar el manejo de sus desplazamientos”. Casi todas las aerolíneas han escogido a Bogotá y Copa eligió a Tocumen, en Ciudad de Panamá.
 
También es cierto que las aerolíneas escogen los Hub por las facilidades que ofrecen los aeropuertos y lo que llaman los técnicos la ‘amigabilidad’ que se relaciona con las facilidades de su entorno: se mira la oferta de hoteles cinco estrellas, centros comerciales, restaurantes, seguridad y atractivos turísticos para los visitantes que van hacer su tránsito temporal por el Hub. Requiere, además, que tengan una red vial, buenos bulevares, arborización, señalización, etc. 
 
No obstante, la realidad es que no hay posibilidad de volar en Colombia sin pasar por Bogotá, lo que encarece el costo de pasaje, aglomera innecesariamente multitudes en el aeropuerto capitalino y aumenta artificialmente su tráfico, situación que la convierte en una terminal difícil de manejar. 
 
Si realmente queremos que Colombia sea un país turístico y que aproveche su ‘realismo mágico’, como quiere el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la política aeronáutica debe estar en concordancia con el propósito del gobierno nacional. 
 
El turismo y la Aeronáutica deben estar alineados y facilitar el rápido acceso y salida de los turistas, ya que en vacaciones los días son contados y pesan mucho en la elección del destino, agotar un día para llegar y otro para salir es realmente un absurdo y representa una perdedera de recursos para el sector.
 
En Colombia, el turismo y la aeronáutica están divorciados, hasta parecen enemigos. Hay que tomar decisiones.
GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés