Analistas

Barranquilla, símbolo de autonomía en su bicentenario

Una ciudad de hombres libres. Así reconocen los historiadores a Barranquilla desde su formación inicial. 

 
Barranquilla es cuna de la modernidad en Colombia, y la modernidad no es moda, es universalización de la libertad. Por eso esta ciudad de hombres libres,  “prócera e inmortal” como dice su bellísimo himno, no miente. 
 
Al lado de Cartagena de Indias y del Estado Soberano de Bolívar luchó, y podríamos decir que sigue, luchando por la independencia. Después le contaré cómo. 
 
Es elevada a villa en un acto soberano durante la época de la lucha por la Independencia Nacional. La ciudad de hombres libres impulsa y apoya la libertad. Su nacimiento como villa dentro del Estado Soberano de Bolívar surge en medio de una Colombia federal, una Colombia que reclamaba autonomía. 
 
La Cámara de Representantes de Cartagena de Indias, su ciudad hermana, la eleva a villa. Bendito el nombre de Manuel Rodríguez Torices, uno de los padres de la Patria, a quien la ciudad le debe, como le debe toda Colombia, su eterna gratitud. Conservar el espíritu de libertad es su compromiso con él.  
 
La ciudad le debe al modelo federalista su fuerza y progreso como futura urbe. Por la destrucción de este modelo autonómico ha pagado un precio muy alto. Su freno es resultado del acelerado y autoritario proceso de centralización del país. En consecuencia, al lado de las demás ciudades de la Región Caribe impulsaron, con determinismo, la realización del Voto Caribe.
 
Tal vez cansados de muchos factores que desdeñaron esa imagen de pujanza que daba y que se pretende recuperar de la Puerta de Oro de Colombia. Nosotros los barranquilleros ya no podemos quedar anclados en el pasado, recordando lo que fuimos, ‘sacando pecho’ por lo pionera que fue nuestra ciudad en materia de servicios públicos, en la aviación y otro tipo de baluartes como la pluralidad de razas que ingresaron por el Muelle de Puerto Colombia y se anidaron en nuestro territorio. Es hora de pasar la página del ayer y fundamentarnos en el hoy.
 
En el año de su bicentenario, el compromiso de las autoridades distritales y del Departamento del Atlántico no puede quedar en la realización de un acto como el del pasado 9 de abril. La ciudad y sus ciudadanos necesitan que todo el año se trabaje para la recuperación de la memoria histórica de la ciudad.
 
Recuperar la memoria es un compromiso de todos en Barranquilla: La burguesía local y regional, la ciudadanía, las universidades, sus instituciones, los intelectuales, los científicos, los artistas y los historiadores, los líderes sociales y empresariales, entre otros actores, no le pueden dar la espalda a la necesidad de recuperar su fuerza y democratizar su progreso.   
 
Siempre hemos simbolizado alegría y tenacidad para el trabajo, no en vano nuestros personajes se han convertido a través del tiempo en la cara de mostrar de Colombia, y los que han salido de ‘La Arenosa’ se destacan por ese valor agregado en su personalidad que tanto gusta del barranquillero.
 
Barranquilla es un reflejo de lo que es la mal llamada ‘periferia’ en Colombia. Barranquilla debe luchar por su autonomía y seguir apoyando la creación de la Región Caribe. 
 
La ciudad representa la alternativa que tienen las regiones del país de recuperar su libertad, su capacidad de autogobernarse y no permitir ser gobernada desde las esferas del presidencialismo andino. Esta es la tarea del año. Manos a la obra. Viva la Región Caribe y Barranquilla para que desde aquí salga el compromiso nacional de devolverle a las regiones de TODO el país su dignidad y su direccionamiento autonómico.