Analistas

Redes y Corte Constitucional

GUARDAR

Diego A. Santos - diegosantos1978@gmail.com

El 28 de febrero tendrá lugar en la Corte Constitucional una audiencia muy importante para el futuro de las redes sociales en el país. Por primera vez, el organismo judicial más importante de Colombia abordará un tema que viene pidiendo a gritos una discusión seria y profunda al respecto.

Serán 24 preguntas que la Corte le formulara a los principales delegados de Facebook, Google, el Mintic, los entes de control, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Flip, entre otros. Estas girarán, según informó RCN, en torno a tres ejes:

-El ejercicio del derecho de la libertad de expresión en el uso de las plataformas digitales.

-El control y la responsabilidad de las publicaciones hechas por los usuarios y el tratamiento de los datos personales.

-La autorregulación en el uso de las plataformas digitales, a partir del uso del lenguaje y la publicación de imágenes.

¿Por qué es este un debate tan importante? Por el profundo daño que el imperante descontrol de las redes sociales le está haciendo a la democracia, así como por la asombrosa dejadez de empresas como Facebook, Twitter y Google en no hacer nada al respecto. La elección de Trump, el Brexit, matanzas en Indonesia y el plebiscito en Colombia son apenas algunos ejemplos de cómo esas plataformas sirvieron para manipular con mentiras a la ciudadanía.

En medio de este debate nacional, en el que los medios han publicado extensos informes sobre las redes, la libertad de expresión y los derechos de los agredidos, el parlamento británico publicó una amplia y detallada investigación sobre redes, en particular Facebook. Sería bueno que los magistrados de la Corte la leyeran.

Según el diario ‘The Guardian’, el informe concluye que “Facebook es un tren descarrilado sin control que está destruyendo la democracia y debe ser controlado”. El informe indica que Facebook se comporta como un “gángster digital” que se cree “por encima de la ley” y que ha tratado de engañar intencionalmente a los legisladores británicos.

La investigación, señala ‘The Guardian’, debería ser un punto de referencia obligatorio de cómo debería el mundo abordar a las empresas de Silicon Valley. “Este el primer intento realmente comprensible por parte de un importante cuerpo legislativo de indagar sobre el corazón oscuro de la economía negra de la manipulación de datos y el influir a los votantes”.

Una audiencia pública como la que va a realizar la Corte no se puede quedar en una discusión de un día. De ahí debe abrirse un camino que termine en unas conclusiones y pasos a seguir. Quizás debería ordenarse la conformación de una comisión para realizar un informe como el británico, para entender, desde nuestra coyuntura y circunstancias, qué pasos proceden para poner en cintura a las grandes empresas de redes.

En el Reino Unido, el informe señala que “debe haber un giro radical en el balance de poder entre las plataformas y la gente. El gobierno debe actuar ahora y Facebook debe ser regulado. Por otra parte, las leyes electorales deben ser reescritas por completo”.

Cuesta creer que de la audiencia salgan recomendaciones tan contundentes como la del Parlamento. Sin embargo, se debe aplaudir la iniciativa de la Corte y ojalá sus magistrados entiendan que en sus manos reposa la protección de los ciudadanos en un mundo virtual cada vez más hostil e incontrolable.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés