Analistas

Los retos de Twitter

GUARDAR

Los informes trimestrales se han vuelto una pesadilla para Twitter. Cada tres meses las noticias sobre sus resultados se vuelven aún más desalentadoras: persisten las pérdidas, las ventas publicitarias se van estancando y los usuarios no crecen. Y en tanto, Wall Street, cada día le tiene menos paciencia.

En su informe de cierre de 2016, registró ingresos por US$717 millones, US$23 millones menos de los que esperaba Wall Street. También reportó US$167 millones en pérdidas para un total de US$457 millones en el año.

Y en cuanto a usuarios, creció de 317 millones a 319 de trimestre a trimestre, una cifra muy por debajo de los números de otras redes como Instagram o Facebook, que cuentan sus incrementos trimestrales en docenas de millones de usuarios.

El resultado del último informe fue un desplome de la acción, que perdió 10% de su valor en un día, y quedó a menos de US$16 por acción. Hace poco más de un año la acción estaba alrededor de US$60.

Entonces, ¿qué es lo que le está pasando a Twitter? ¿Se va a acabar? ¿En qué momento perdieron vuelo las alas de Larry (el nombre del pajarito azul)?

Twitter no se va a acabar. Hablamos de una empresa con más de 300 millones de usuarios, de una red que se ha convertido en un baluarte de la democracia, de la voz de los más desprotegidos. A su vez, a pesar de la feroz competencia, nadie ha logrado usurparle el privilegio de ser la plataforma más efectiva para todo lo que tiene que ver con tiempo real.

Sin embargo, el que no vaya a acabarse no implica que la empresa no esté enfrentando retos muy importantes que debe abordar de inmediato. Y que de hecho lo está haciendo, ¿pero de forma suficiente?

Su gran reto es el producto. Es una plataforma muy complicada de usar, y pese a los constantes esfuerzos por simplificarla, los cambios en la interfaz han dificultado cada vez más su uso.

Un ejemplo claro es lo difícil que es llegar a la búsqueda avanzada, probablemente la herramienta más poderosa que tiene esta red social e inclusive mucho más eficiente que la de Google a la hora de buscar noticias.

Asimismo, para sacarle el máximo rendimiento a esta red social, se necesita usarla de forma simultánea en móvil, portátil y en la aplicación Tweetdeck. Casi nada. Sus rivales, Facebook e Instagram, han logrado integrar muy bien todas sus funciones tanto en móvil como en web.

Por otra parte, muchos usuarios han cuestionado la restricción de 140 segundos en el video, siendo este formato cada vez más utilizado. Si hay cuentas VIP que pueden colgar videos de hasta 10 minutos, ¿por qué no habilitar esta función para todos los usuarios? Esta limitante ha llevado a que uno prefiera colgar videos en Facebook. El video, dicho por expertos, es la gran apuesta del presente y del futuro.

Otro reto que tiene pendiente la compañía es saber si puede estar dirigida por un CEO que es presidente de dos compañías al mismo tiempo. Jack Dorsey, cofundador de Twitter y un hombre muy respetado en Sillicon Valley, es también CEO de Square. Los analistas han señalado que cualquier empresa de este tamaño merece atención exclusiva.

Y por último, está el bullying. Las enormes bondades e influencia de Twitter no pueden ocultar que esta red se ha convertido en una red de odios, amenazas, mentiras e insultos.

Si bien la empresa se ha empleado en combatir a los ‘trolls’, ésta parece solo alarmarse cuando los ataques se producen en EE.UU.

Twitter levantará vuelo otra vez, el mundo la necesita, pero debe ponerse las pilas ya.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés