Analistas

No más influenciadores

GUARDAR

Daniel Español Experto en Marketing - @DanielEspaol

Aun me siento desconcertado viendo el culebrón de @Pautips. Más de tres millones de reproducciones tuvo el video sobre su retirada de la industria por una presunta depresión; pero no acababan de pasar 24 horas de la publicación cuando subió otra diciendo que, estaba siendo manipulada por los medios de comunicación y que seguiría con su carrera como #Influenciadora.

“Vete @Pautips, no te vamos a extrañar” y sí, digo “presunta”, porque una enfermedad tan seria que afecta a cerca de 350 millones de personas en el mundo según la OMS, no debería ser trivializada por las volatilidades del carácter de una persona que pudo sentir afectado el flujo de sus ingresos y el declive de su atención. ¿Qué pensarán las marcas que han puesto en estos personajes virales, la reputación que han construido durante años?

Por eso me he dado a la tarea de hacer un ejercicio muy sencillo y es detectar el número de seguidores reales que tienen estos nuevos “ídolos de barro”, además de poner el dedo sobre la llaga de sus últimos desaciertos transmediales, como ellos le llaman al estar contando banalidades por todas las redes.

Comencemos por esta reina del drama, @Pautips, que cuenta con cerca de 60% de seguidores reales en su cuenta de Instagram, es decir, que de los ocho millones que ostentan tres millones son irreales y a eso es a lo que le apuntan las marcas.

Ahora seguimos con la reina de la tecno comedia @LuisaFernandaW, a quien no contenta de crear su propio formato de Corín Tellado digital por la novela que ha generado con la familia de su difunto exnovio. Pues señores, sepan que la afamada diva tiene más de cuatro millones de seguidores irreales en esta cuenta o, por lo menos, no tienen actividad.

Ahora ha llegado el turno de las beldades masculinas. Comienzo con Sebastián Villalobos @sebas, a quien YouTube lo hizo conocer y que la Voz Kids lo catapultó a la fama. “¡Si, la fama te llegó de rebote y te lo has creído!”, porque la verdad, contenidos sesudos, inteligentes y consientes no es que sea lo que le caracterice. Pues para aquellas marcas que lo contratan y organizaciones que lo nominan a premios por su grado de influencia, les comento que el señor tiene más de cuatro millones de seguidores inactivos.

Finalmente, cierro esta entrega con alguien que es actor, papa estrella, galán y ahora “Influencer”, siguiendo los pasos de su afamada esposa. Se trata de Lincon Palomeque que ha empezado sus pinitos como influenciador y que marcas de ropa, cuidado personal y de bebes lo contratan para llegar a sus audiencias. Sin embargo, destaco @lincpal que es quien más seguidores reales tiene, llegando a 1.846.000, que, si bien pueden parecer pocos, van en franco ascenso.

Lo triste de este panorama, es que nosotros nos merecemos estos influenciadores porque consumimos sus contenidos. ¡A donde está llegando nuestra sociedad que catapulta personajes tan básicos que lejos están de sembrar un árbol, escribir un libro y bueno, lo del hijo mejor ni referirlo porque para que traer niños al mundo para ver esto, mejor no!

Atrás quedaron los deseos de ser bomberos o doctores, ahora no es extraño ver que muchos de los pequeños sueñan con ser Youtubers, motivados por retos facilistas, pereza mental y adoctrinamiento digital, que le quitan la sustancia a lo que realmente significa vivir.

Más columnas de este autor
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés