.
Analistas 28/12/2021

El gran reto para los economistas

Cecilia López
Economista
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

  • PIB

Los economistas de todo el mundo enfrentamos un año de grandes retos. La euforia por la reactivación que en gran parte es el rebote después de la caída del 2020, ha llevado a muchos a ignorar la realidad que se hará sentir en el próximo año y de ahí en adelante. Son muchos los temas económicos que estarán en la agenda.

La pandemia rompió sistemas actuales como el educativo, la salud, la seguridad alimentaria y lo peor, aún no se conocen sus irreparables costos para la gente. La inflación uno de los éxitos de la política de los últimos 30 años, volvió a ser una amenaza causada por múltiples factores globales e internos en cada país. Este, el peor impuesto para los pobres alcanza en Colombia niveles superiores al 13% en alimentos. Crecimiento sin empleo, esa temida forma de lograr un mayor PIB es una realidad en nuestro país, con una de las mayores tasas de desempleo y de informalidad laboral de América Latina. Será insostenible seguir insistiendo en las bondades del sector minero energético que nadie niega pero que no pueden seguir postergando la reactivación de sectores que sí generan empleo como la agricultura y la industria. Pero esto implica clara intervención del Estado que la ortodoxia económica sigue negando. Sebastian Edwards, economista chileno, está escribiendo un libro sobre la caída del neoliberalismo. Pero aquí somos comunistas los que lo critican.

La desigualdad tiene que ser la absoluta prioridad del Estado, del empresariado y de todos los líderes y con ella se derrumbarán muchos de los principios que se han venido aplicado en la política económica. No es suficiente bajar pobreza con limosnas porque si se les da a los pobres, pero se les da más a los ricos, baja la pobreza como en Chile, pero aumenta la desigualdad. Peor Colombia: antes del Covid empezó a subir la proporción de pobres y el índice de Gini.

Para enfrentar esta desigualdad es impostergable acabar con la brecha entre hombres y mujeres. Es necesario eliminar la falsa idea de que las mujeres tenemos que seguir siendo cuidadoras en cerradas en el hogar y los hombres proveedores. La economía del cuidado llegó para quedarse y en contra de lo que creen los economistas debe ser el nuevo sector productivo. Sacar el cuidado no remunerado del hogar para que lo asuma el Estado y el mercado, es ese reto ineludible que volverá a las mujeres tan autónomas como son los hombres. Se dinamizará el empleo de mujeres y hombres, más salarios, más impuestos, mayor productividad y crece el PIB.

La sostenibilidad ambiental y la producción no pueden seguir caminos independientes como muchos economistas creen. El sector minero-energético sin la regulación adecuada, la ganadería extensiva y las grandes explotaciones agrícolas asociadas a la increíble deforestación, además de otros, exigen grandes cambios que debe sufrir la actividad productiva. Solo así será verdad que buscamos ser parte de quienes aportan soluciones a la crisis del cambio climático.

El 2022, gran reto para los economistas así que a abrir el debate sin suficiencia ni prepotencia.