.
Tribuna Parlamentaria 07/07/2021

Pilas con la economía del Valle

Catalina Ortiz
Representante a la Cámara

Se dieron a conocer las más recientes cifras del Dane sobre mercado laboral en Colombia y si bien hubo algunas mejoras con respecto a 2020, que fue el peor año en materia económica en la historia reciente, los indicadores siguen siendo alarmantes, especialmente para el Valle del Cauca, la región más afectada por los bloqueos y los enfrentamientos del paro nacional.

En mayo la tasa de desempleo en Cali se ubicó en 24,3%, la más alta de las cinco principales ciudades, junto con Bogotá (17,2%). Como ya se había advertido, es un problema al que hay que darle solución prioritaria y diferenciada si se tiene en cuenta que el desempleo promedio para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas del país se ubicó en 16,9%.

La capital del Valle fue la única de las cinco principales ciudades donde el desempleo aumentó entre abril y mayo. A eso hay que sumarle que la informalidad laboral en Cali llegó a 48,6%, lo cual es preocupante pues estamos hablando de cerca de la mitad de los trabajadores.

El desempleo juvenil, que en Cali no era tan significativo, tuvo un repunte importante llegando a 29%, casi seis puntos porcentuales por encima del nivel nacional (23,9%), lo que la ubica como la cuarta ciudad con mayor desempleo juvenil dentro de las 23 principales ciudades que tiene en cuenta el Dane.

Por eso, y entendiendo la magnitud del desafío que tiene hoy la economía de la región, hace unas semanas le presentamos al presidente Iván Duque un plan de salvamento para el Valle. Hoy, las nuevas cifras ratifican la importancia de implementarlo cuanto antes.

Dentro de las muchas cosas que hemos conversado con empresarios y gremios se han generado consensos sobre la importancia de avanzar, por lo menos, con tres medidas. Primero, condiciones especiales para el Valle en el Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef).

Desde el sector gremial se subraya la necesidad de que se garantice un subsidio de la nómina especial para el Valle, la extensión del Paef hasta finales de 2022 con una mayor cobertura para incluir empresas desde uno o dos empleados en adelante, así como una extensión del auxilio a la prima para diciembre de 2021 y la primera de 2022.

Segundo, promover estrategias para la reactivación del empleo y en particular el juvenil. Debe considerarse la creación de trabajos en el sector público, así como en las empresas privadas. De igual manera, auxilios como el que anunció el Presidente en cuanto a un subsidio de 25% para las compañías que contraten jóvenes. Estos incentivos deben ir más allá de 2021 y combinarse con otras medidas.

Por último, no podemos olvidar la urgencia de los recursos para restablecer el sistema de transporte masivo MIO. Sin un sistema y un plan de contingencia que permita que las personas puedan llegar a trabajar y a estudiar, seguirá comprometida la competitividad de la ciudad. Y no se puede hablar de reactivar al Valle sin pensar en un plan especial para Buenaventura, equiparar sus condiciones a las de Cúcuta es lo mínimo que se puede hacer para atraer empresas y empleo.

El Valle es la tercera economía más importante del país y su afectación con la pandemia y el paro es inédita. La necesidad de medidas integrales y ambiciosas es una deuda con esta región para que no pierda su relevancia y aporte a la reactivación de Colombia.