Analistas

Los 0´s a la derecha

Con tantos ceros a la izquierda que existen, el Fiscal General decidió concentrarse en lo ceros a la derecha. Resultado de una extraña forma de combatir los dineros ilegales, el Fiscal planteó la necesidad de eliminarle tres ceros a nuestra moneda. Según el funcionario, esta estrategia dejaría obsoletos los dineros escondidos en las caletas, porque los dueños no podrían acudir al sistema financiero a cambiar el dinero escondido por el nuevo con tres ceros menos.

Esta figura, que en economía se llama redenominación, ha sido ampliamente usada por países que han atravesado o están atravesando fuertes procesos inflacionarios. El mas reciente anuncio de este cambio que convierte mil pesos en un peso, lo ha hecho el presidente Maduro, en su caso no como una estrategia para camuflar una hiperinflación (mentira!), sino para evadir, con el Bolívar Soberano, el cerco financiero del imperialismo. Un argumento igualmente traído de los cabellos.

¿Por qué lo de las caletas es absurdo? Primero porque nadie sabe si existen tales caletas. Lo narcos puros no guardan ya caletas como en la época de Rodríguez Gacha ya que se han vuelto expertos en la lavandería de sus fondos. Es sabido que las Farc tenía caletas y según se informa oficialmente están fueron oportunamente denunciadas. Pero aún si no eso no fue así, es iluso pensar que los guerrilleros en uso de buen retiro hayan dejado las caletas un año después de gozar de su condición especial y no hayan hechos los retiros respectivos. Un tercer argumento de lo absurdo de combatir la existencia de caletas con un proceso de redenominación es el costo. Según ha informado la prensa el costo rondaría los $400.000 millones y sinceramente no creo que este costo se justifique para arrinconar unas posibles caletas.

Más absurdo todavía parece que el ministro Cárdenas recogiera el guante y con una velocidad inusitada presentara a un Congreso moribundo, un proyecto de ley ordenando el proceso de redenominación. El Ministro que es economista preparado sabe que el costo no se justifique a nos ser concurran, según la literatura, unos factores que justifiquen el proceso.

Según Layna Mosley de la Universidad de Carolina de Norte, que ha investigado esta política, los países avanzan un proceso de redenominación por razones económicas y políticas que tiene que ver fundamentalmente con (i) inflación, (ii) preocupaciones acerca de la credibilidad de la moneda y (iii) el efecto de la moneda en la identidad nacional. No creo que estemos frente a ninguna de esas condiciones ya que la inflación está bien bajo control, si bien el peso no es moneda aceptada para transacciones internacionales (tampoco lo sería sin tres 0´s), ha sido en los últimos años una moneda estable y finalmente no creo que ningún colombiano se sienta menos por porque el cambio de dólar a pesos esté en los miles.

Oportunamente la Asobancaria alertó sobre otros costos para el sector financiero en adición a los ya mencionados, sin contar con otros efectos colaterales sobre la población más vulnerable resultado de la “Ilusión monetaria” que sucede en estos casos. Como el cambio psicológico toma su tiempo el consumidor tiene la sensación de que todo es más barato y aumenta el consumo en detrimento de la inversión, lo cual no es una buena cosa para la economía.

Algo me huele que lo que hay detrás de esta iniciativa es el deseo del Gobierno de dejar para la historia un peso “fortalecido” que se cambia 3 a 1 con el dólar. Otra ilusión!!!.