Analistas

En Colombia no pasa nada

Dos hechos políticos del último año permiten comparar qué pasa en otros países en condiciones similares a lo que pasó en nuestra querida patria. El uno es el plebiscito por el cual se sometió a los colombianos el acuerdo de paz negociado por el gobierno con las Farc y el otro es el escándalo de la financiación de empresas y negocios con intereses en el estado, de procesos o instituciones que favorecen al Gobierno.

Veamos el primer caso. El 23 de junio de 2016, el primer ministro de la Gran Bretaña, David Cameron, sometió al pueblo la decisión transcendental de si ese país debería seguir siendo parte de la Unión Europea. Previo a ese referendo y ante el malestar que existía en sectores sociales y económicos, el Primer Ministro y su equipo renegoció los términos de la vinculación de Gran Bretaña a la Unión Europea  en varios aspectos entre los cuales estaban los temas migratorios y otros económicos. El Primer Ministro aseguró que ese Acuerdo era satisfactorio y confió en que en las urnas el pueblo británico saldría a respaldar esa  propuesta. 

Para sorpresa del Primer Ministro, y del mundo en general, perdió la propuesta gubernamental y los votantes no creyeron que el nuevo Acuerdo alcanzado por Cameron resolvía las inquietudes respecto  a la pertenencia a la UE. Ganó, como todos sabemos, el Brexit con el  51,9% de los votos, contra un 48,1%.  Acto seguido, renunció el Primer Ministro, quien al hacerlo dijo que “la voluntad del pueblo británico debe ser cumplida”. 

El 2 de octubre de 2016 el Presidente Santos en Colombia sometió al pueblo la decisión sobre la ratificación de un acuerdo que el Gobierno había negociado con la guerrilla de las Farc. Este Acuerdo negociado durante varios años era igualmente trascendental para el país y contrario a lo que esperaba el Presidente y todo el mundo,  el pueblo votó en contra de la ratificación del acuerdo con un resultado de 50,23% por el NO y 49,76% por el Sí. ¿Qué pasó en Colombia?; NADA!!!. Después de unos ajustes al acuerdo (que algunos consideraron suficientes y otros no) y con una aprobación rápida del Congreso (que sustituyó la voluntad del pueblo) se siguió adelante. Es como si Cameron después de perder el referendo hubiese buscado renegociar nuevamente con la UE y dar trámite a la permanencia en la UE a través del parlamento.

El otro hecho fue la destitución de la Presidenta Park de Corea del Sur después de que unas compañías con intereses económicos hicieron contribuciones a una fundación de una asesora cercana a la Presidenta. La investigación se inició en octubre de 2016, en diciembre el Parlamento destituyó a la Presidenta y en febrero la Corte Constitucional ratificó la destitución. Todo en cuatro meses. En Colombia, una compañía con intereses económicos realizó contribuciones para beneficio de campañas políticas, una de las cuales ejerce la Presidencia de la República y no ha pasado NADA. ¿Qué posibilidades hay de que el Congreso inicie un juicio? Ninguna. ¿Qué posibilidad hay más allá de que algunos funcionarios de segundo nivel y  empresarios del más alto nivel vayan a la cárcel, como acabó el presidente de Samsung?: Ninguna. 

La estabilidad de la que tanto nos preciamos se basa en el hecho de que nada tiene consecuencia y no importa lo que pase, aquí nunca pasa nada!