Analistas

Un lujo irresistible

No es un secreto que, en los últimos años, Colombia se ha convertido en un destino idóneo para las marcas de lujo en sectores diversos como: vehículos, joyería, ropa e incluso servicios, como hotelería y restaurantes. Consecuentemente se ha generado un mayor dinamismo en el segmento ‘premium’ y de lujo.

Gracias a nuestra experiencia de más de 20 años, como importadores exclusivos en el país de la marca Porsche, en Autoelite hemos sido testigos de excepción de la transformación en el acercamiento de los colombianos a los vehículos de lujo. El cliente local reconoce el valor del origen, la trayectoria y el legado de las marcas. Nuestro caso ha sido sumamente positivo; dos décadas atrás vendíamos dos carros al año y hoy son cerca de doscientos; un crecimiento de 10.000%. 

Hoy se calculan alrededor de catorce marcas del segmento de lujo del sector automotor. Evidentemente nuestro territorio es cada vez más atractivo para los grandes jugadores globales.

De acuerdo con las cifras de la Andemos, si se comparan los años 2012 y 2015, las ventas de estas marcas en el país, se han incrementado en 78%. Un indicador que demuestra que estas firmas están siendo consumidas de forma creciente y por un público muy específico que, en el pasado, tenía que importar el vehículo deseado, directamente desde la fábrica en Europa o Estados Unidos. 

Si bien es cierto que en 2016 se proyectan ventas totales de cerca de 260.000 unidades, lo cual representa una contracción, en Autoelite estamos apuntando a mantener nuestro número de unidades vendidas con relación al año pasado. 

De igual manera esperamos que las marcas de lujo tengan un comportamiento positivo. Esto se debe a que las razones por las que el consumidor adquiere este tipo de productos van más allá del precio. Traer un vehículo único del cual se consiguen pocas unidades, personalizarlo de acuerdo al gusto del cliente, contar con la certeza de un desempeño excepcional, no tener que esperar mucho tiempo para acceder a las innovaciones que se presentan en los salones internacionales de automóviles, como el de Frankfurt, y siempre estar a la vanguardia en materia de desarrollo tecnológico, son factores que influyen en los clientes. 

Cada marca de lujo y premium busca implementar acciones que agreguen valor y en Colombia es fundamental que estemos actualizadas frente a las tendencias globales, porque cada vez tenemos consumidores más exigentes, con mayor conocimiento y experiencia con las marcas.

Pronósticos pesimistas afirman que el aumento del dólar presionará la salida del país de algunas marcas de lujo. Como líder de una empresa de vehículos de ese segmento, no visualizo ese escenario. En Autoelite hemos estado presentes durante más de dos décadas en el país, experimentando los altibajos propios de la evolución económica y creemos que este es un momento desafiante para el sector. 

Somos optimistas y realistas; 2016 sigue siendo un año de oportunidades. Tendremos una nueva edición del Salón Internacional del Automóvil de Bogotá, lo cual contribuirá a elevar el dinamismo, en los próximos siete meses vendrán cuatro nuevos lanzamientos con tecnología innovadora y, sin duda, estamos retados a superar las expectativas en materia de experiencia del consumidor, ese será un factor fundamental para apalancar nuestra marca en Colombia y cumplir con nuestro pronóstico de ventas para  2016 y por qué no, superarlo.