Analistas

Semillas de adaptación

GUARDAR

Los mercados accionarios y el cambio de divisas funcionan dentro de unos umbrales de estabilidad que, si se rompen, pueden generar situaciones caóticas en el sistema financiero que requieren intervención. Así también funcionan los ecosistemas. De hecho, ambos están entrelazados y las movidas del dólar se reflejan en cambios de los mecanismos productivos, legales o ilegales (para la naturaleza el contrabando no existe). La tasa de cambio es un factor de estabilización o desestabilización ecológica y viceversa. Cuando el Ministro de Hacienda habla de las bondades del dólar caro, se refiere a la homeóstasis de la economía, algo “natural” y necesario, como la regulación del fósforo en el ambiente. La variabilidad extrema de ninguno de los dos conviene a los humanos.

Cuando el clima no da síntomas de estabilizarse en lo que resta del siglo, hay que mirar qué otras fuentes pueden inyectársela dentro del sistema envolvente que representan los ecosistemas y las sociedades globales interdependientes. Es necesario ubicar las semillas o primordios de adaptación, aquellos mecanismos espontáneos que emergen dentro de la complejidad para consumir o interiorizar el exceso de variabilidad, que de no suceder, le precipitará al colapso. Estas “soluciones” siempre serán experimentales: en ambientes potencialmente caóticos, las respuestas aparecen y desaparecen tan rápido como las Pyme en el sistema empresarial. Darwinismo sistémico, es decir, cambio de reglas de supervivencia. El problema es que el Caos Climático puede derivar en escenarios de estabilidad poco propicios a la especie humana, o persistir más allá de nuestros horizontes de adaptación, por lo que debemos pensar desde ya en recolonizar la Tierra como si de una empresa espacial se tratara.

En las finanzas se crean fondos de estabilización con propósitos de ganar resiliencia monetaria. La Reserva Federal actúa como mecanismo de control de la variabilidad extrema de los mercados haciendo lo que los microorganismos en el suelo, devorar y metabolizar el exceso de fósforo con su capital genético y retornar su dinámica a parámetros conocidos, “límites seguros de operación”. Algunos sugieren que en este planeta todo depende de la estabilización de la población humana; lamentablemente llegaremos a ello por las malas. Aún así, la solución se conoce: oportunidades de educación a las mujeres (no adoctrinamiento) y equidad de género en todas las dimensiones de la sociedad. Feminización del mundo.

¿Dónde están esas semillas de adaptación? En las prácticas innovadoras de las empresas, las comunidades, las instituciones. Prácticas comunicativas, prácticas productivas, prácticas organizativas que hay que descubrir y potenciar. En todas partes están las señales: iniciativas como BanCO2 son un excelente ejemplo, en la medida que logran crear sinergia entre procesos de bancarización de la población rural, bienestar familiar de grupos marginalizados y, al tiempo, evitar la deforestación.  La economía de la naturaleza es el punto de convergencia entre los grandes planificadores financieros del mundo y los que ya emergen para los sistemas ecológicos globales, los “ecólogos imperiales” del planeta Arrakis.

En medicina, cuando un paciente llega a la unidad de urgencias lo primero que se busca es estabilizar sus signos vitales. Por eso lo que suceda en París no será solo otro episodio de terapia respiratoria; mientras se adapta, el mundo requiere cirugía, drogas duras y rehabilitación, no más morfina.
 

GUARDAR
MÁS LR

Agregue a sus temas de interés

MÁS LR

Agregue a sus temas de interés