.
Analistas 06/09/2021

Combustible obtenido del sol

Adriana Gutiérrez Ramírez
Gerente de Bloom Ecoworking

Hoy se escucha, lee y reflexiona mucho sobre las energías renovables y no renovables, recordando que el uso desmesurado de éstas últimas son las causantes de muchos problemas climáticos que estamos viviendo; esto en imágenes, es algo así como un capítulo oscuro y apocalíptico de una increíble película de terror que ya hasta nos dejó de importar y paralizó, en la que todos los seres humanos jugamos un papel determinante y en la que nos han involucrado los medios de comunicación. Pero no todo puede ser malo. También existe la otra cara de la sostenibilidad: la del optimismo, la fe y la esperanza. Esta que tras la pandemia ha venido ganando seguidores, gente buena que se está solidarizando con el planeta y la sociedad y que han comenzado a tomar acciones en pro del planeta tierra.

Hace ya bastantes años escuchamos sobre el futuro del mercado energético y es mucho lo que se ha hablado sobre el hidrógeno como el combustible del futuro. Sin embargo, hoy no es raro escuchar hablar de su versión sustentable, más conocida como el hidrógeno verde. Algo visto con muy buenos ojos por los especialistas y con amplias posibilidades en un país como el nuestro rico en recursos hídricos y eólicos.

En países como España ya se han trazado metas en términos de movilidad sostenible, subrayando que próximamente los vehículos sólo tendrán la opción de ser 100% eléctricos o propulsados por hidrógeno verde. Sin duda este es un gran reto para la industria automotriz, pues la emergencia climática no da espera, las políticas en países desarrollados cada vez se ajustan más y seduce la idea de obtener combustibles a través de fuentes renovables como el sol en este caso.

Los procesos de obtención de este gas en su versión verde son altamente costosos, lo que lo hace poco competitivo. Muchos piensan que no lo es al ser uno de los elementos más abundantes en la tierra, pero no es tan fácil de obtener como parece. El hidrógeno se sustrae de otras sustancias que lo contienen, como el agua, y ahí es donde nuestro país lograría ser un productor de talla mundial de este preciado gas. El hidrógeno gris que se obtiene a partir de hidrocarburos es más económico pero agresivo con la naturaleza. Por ello, evolucionar al ya existente hidrógeno verde es una gran oportunidad. El principal reto está en su producción, pero una vez se logre estaríamos hablando de emisiones cero, lo cual lo ha convertido en el combustible del futuro, cuya base es el sol. Increíble, ¿no?

Digo que increíble porque me cuesta pensar cómo hemos podido evolucionar como sociedad basados en un modelo de desarrollo insostenible, produciendo a través de los años por medio de nuestros recursos no renovables de manera infinita en un planeta finito, agudizando la crisis climática y que hoy en día sea supremamente costoso trabajar un modelo de desarrollo sustentable y regenerativo a través de fuentes energéticas como el hidrógeno verde.

Entender qué lo hace costoso es importante porque el proceso requiere enormes cantidades de electricidad.

Los especialistas subrayan que estamos a unos 15 años de lograr un precio estable y accesible a este tipo de combustibles, pero a mi manera de ver también faltan muchos años de cultura, de reglamentación y sobre todo de ganas de trabajar bajo este tipo de modelos sustentables. Un combustible que nos regala el sol, el cual es gratis, pero paradójicamente muy costoso, no deja de ser una oportunidad en un país como Colombia.