.
ALTA GERENCIA Los practicantes, unos empleados que merecen trato especial
lunes, 26 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ernesto Rodríguez - erodriguez@larepublica.com.co

La muerte de un joven alemán que realizaba su práctica en el Bank of America en Londres, luego de haber trabajado durante 72 horas, abre el debate sobre las funciones que deben realizar los practicantes y lo que debe exigir el empleador durante la primera incursión de un estudiante en el mundo laboral.

En muchas ocasiones la presión por figurar y hacerse conocer es uno de los errores más frecuentes que cometen los aspirantes y que las empresas deben identificar para no permitir que suceda.

La práctica profesional es el primer paso que un estudiante da en su vida laboral y como primera experiencia, contar con el respaldo de una empresa o entidad seria y comprometida con la formación de la persona, sin exponerlo a la explotación o a tareas que no le corresponden, puede ser la diferencia para conseguir el éxito en el futuro.

En Colombia, la ley 789 de 2002 menciona algunos elementos que debe tener el contrato de un practicante, como por ejemplo, el apoyo para el sostenimiento mensual y la afiliación a un sistema de seguridad social. Sin embargo, las funciones que deberá ejecutar muchas veces son acordadas por la institución educativa y por la empresa, generando así que el practicante haga lo mismo que un trabajador, sin recibir un salario o sin estar capacitado para hacerlo.

Según la ley los practicantes pueden trabajar máximo 40 horas a la semana y deben recibir un trato especial por parte de la empresa, ya que el contrato que se maneja es diferente al de los empleados de planta del lugar.

Willy Henao Zea, coordinador de prácticas profesionales de la Universidad Eafit, considera “que las empresas deben ser responsables y serias con este tema. Si bien la ley determina el número de horas que un practicante puede trabajar y estipula cómo debe ser el tratamiento por parte del empleador, esto en últimas termina siendo una cuestión entre el estudiante y la empresa”.

Con la ley 789 de 2002, la contratación de practicantes por parte de las empresas empezó a ser una obligación, y dependiendo del número de empleados que tenga la empresa, se podrá contratar un porcentaje previamente reglamentando de estudiantes.

“La obligación de que todas las empresas tengan aprendices tanto técnicos como profesionales es algo muy positivo. Sin embargo, al ser una obligación, a algunas compañías se les olvida que esto debe ser un proceso formativo y no una oportunidad para contratar mano de obra barata”, dijo Henao.

Un aspecto para tener en cuenta y del que no se conoce casi nada es la manera cómo un empleador puede tomar medidas disciplinarias frente a un estudiante que haya cometido alguna falta. Esto no está estipulado en ninguna ley y por lo general cuando se entra una empresa el aspirante debe saber que tiene que responder ante el reglamento interno de la compañía y también al de la institución educativa.

Fallon Alejandra Jiménez, coordinadora prácticas empresariales de la facultad de ingeniería de la Universidad de la Sabana, explicó que “algo que se le deja claro a los estudiantes es que ellos no pierden esta condición cuando entran a una empresa. Por eso ante cualquier tipo de dificultad ellos deben contarnos lo que ocurre para analizar detenidamente el caso y tomar las respectivas acciones”.

A la hora de buscar una práctica es importante que el estudiante tenga en cuenta si existen opciones de vinculación, las funciones que va a realizar, el lugar donde se piensa entrar, los contactos que se van a conseguir, entre otras cosas. “Lo ideal en una pasantía es escoger la empresa adecuada para desempeñar una función de acuerdo a lo estudiado”, dijo Jiménez.

Según los expertos el aprovechamiento de las prácticas marca la diferencia frente a los demás, por eso la recomendación es hacerla y no intercambiarla por otros requisitos académicos como diplomados, pasantías internas o la tesis, debido a que la experiencia es fundamental.

Actualmente existe un proyecto de ley presentando por el Ministerio de Trabajo, encaminado a que las prácticas profesionales sean bien remuneradas.

Red nacional de prácticas en Colombia
La red nacional de prácticas profesionales en Colombia es una iniciativa que nació en el año 2005 con la Universidad de Los Andes, Universidad Icesi y la Universidad Eafit. Anualmente se realizan encuentros que buscan tratar temas relacionados con la práctica que van a tener los estudiantes en las principales empresas del país y a construir relaciones con otras instituciones para mejorar los procesos de aprendizajes. Para Willy Henao Zea, “la función de la organización, además de crear vínculos entre universidades, es trabajar para que los empleadores se den cuenta de la importancia que tienen con los estudiantes, ya que son parte activa de su formación”.

Las opiniones

Willy Henao Zea
Coordinador prácticas profesionales de la Universidad Eafit

“Las empresas deben ser responsables con el tema de las prácticas. Si bien la ley determina el número de horas de trabajo, en últimas eso es una cuestión entre el estudiante y la empresa”.

Fallon Alejandra Jiménez
Coordinadora prácticas de la facultad de ingeniería de la U. de la Sabana

“Algo que se le deja claro a los estudiantes es que ellos no pierden esta condición cuando entran a una empresa. Por eso, ante cualquier tipo de dificultad, ellos deben contar”.